Viernes 14 de junio de 2024

Mons. Mestre: 'Renovar nuestros vínculos escuchándonos gobernantes y ciudadanos'

  • 27 de mayo, 2024
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo platense encabezó en la catedral el tedeum por el 214° aniversario de la Revolución de Mayo y pidió "escuchar el latir de las periferias geográficas y existenciales de nuestra región".
Doná a AICA.org

El arzobispo de La Plata, monseñor Gabriel Mestre, junto a los obispos auxiliares, monseñor Jorge González y monseñor Federico Wechsung y representantes de diversos credos, encabezó este sábado en la catedral arquidiocesana el tedeum por el 25 de Mayo, que conmemora el 214° aniversario de la Revolución de Mayo y del primero gobierno patrio.

Participaron del acto el gobernador bonaerense Axel Kicillof; de la vicegobernadora Verónica Magario; los intendentes Julio Alak (La Plata), Mario Secco (Ensenada) y Fabián Cagliardi (Berisso); los presidentes de los Concejos Deliberante de La Plata, Marcelo Galland; de Ensenada; Luis Blasetti, y de Berisso; Aldana Iovanovich; diputados y senadores provinciales; miembros del poder judicial y representantes de las fuerzas armadas y de seguridad, entre otras autoridades, fieles y miembros de diversas instituciones. Estuvo presente también el coro de Niños y Niñas del Teatro Argentino.

 En el contexto de acción de gracias por la vida de la Patria, el arzobispo invitó a pedirle a Dios "las fuerzas necesarias para aprender a escucharnos”.

“Renovar nuestros vínculos escuchándonos gobernantes y ciudadanos; los que tenemos roles de liderazgo y las personas de a pie. Buscando escuchar el latir de las periferias geográficas y existenciales de nuestra región, escuchando en serio a los más pobres, descartados y vulnerables de hoy, buscando dar respuestas a todas sus necesidades”, manifestó.

Texto con las palabras del arzobispo
Representantes de diversos credos estamos reunidos en la Catedral de La Plata para dar gracias a Dios por el don de la Patria. Por la vida de esta querida tierra argentina que es nuestra casa. Celebramos el aniversario 214º de la Revolución de Mayo y del Primer Gobierno Patrio.

El texto bíblico que acabamos de escuchar, del quinto libro del Pentateuco, es un relato muy importante para la tradición hebrea y también para la fe cristiana. Dentro de los varios aspectos que se enumeran, me concentro en la primera palabra del relato que es la invitación a la escucha. El verbo escuchar tiene un alto valor religioso para todos los credos que aquí estamos representados, tiene un alto valor para todos los que vivimos en sociedad. En el contexto de nuestra celebración podemos inferir el valor esencial de escucharnos en la vida de la Patria. El Papa Francisco desarrolló el tema de la escucha en el Mensaje por las Comunicaciones Sociales del año 2022 titulado: Escuchar con los oídos del corazón.

La Palabra de Dios insiste, y el Papa lo recuerda: debemos desarrollar nuestra capacidad de escucha para renovar nuestros vínculos con el mismo Dios y con nuestros hermanos. Muchos de los problemas serios, y hasta graves, que complican la vida de nuestra querida Patria, parten de esa falta de escucha profunda que nos lleva a ser indiferentes.

A lo largo del Mensaje, Francisco desarrolla muchos aspectos de la escucha. Dice en un momento: Sólo prestando atención a quién escuchamos, qué escuchamos y cómo escuchamos podemos crecer en el arte de comunicar, cuyo centro no es una teoría o una técnica, sino la capacidad del corazón que hace posible la proximidad. Mucho para pensar y confrontar con nuestra vida.:

En este contexto de acción de gracias por la vida de la Patria, pedimos a Dios las fuerzas necesarias para aprender a escucharnos. Renovar nuestros vínculos escuchándonos gobernantes y ciudadanos; los que tenemos roles de liderazgo y las personas de a pie. Buscando escuchar el latir de las periferias geográficas y existenciales de nuestra región, escuchando en serio a los más pobres, descartados y vulnerables de hoy, buscando dar respuestas a todas sus necesidades.

Cada uno desde nuestro lugar no dejemos de pensar y preguntarnos: ¿Cómo estoy en este tema de la escucha? ¿A quiénes debo escuchar de manera particular? ¿Cómo puedo mejorar mi capacidad de escucha para colaborar en el crecimiento de la Patria?

Pidamos a Dios con humildad, por la intercesión de la Virgen de Luján, Madre del Pueblo Argentino, ser todos verdaderos servidores de la Patria cultivando la escucha y el diálogo para el crecimiento de nuestra Nación. Amén.+