Sábado 24 de octubre de 2020

Mons. Olivera pidió la protección de la Virgen de la Merced, generala del Ejército

  • 24 de septiembre, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
"Que el manto de María los proteja, los sostenga, los anime y los consuele en esta vocación de servir a la Patria", expresó el obispo castrense en un videomensaje por el día de la patrona de la fuerza

El obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, difundió un videomensaje con motivo de la festividad de Nuestra Señora de la Merced, patrona y generala del Ejército Argentino, en el que puso bajo la mirada y protección de la Virgen al personal de la fuerza.

“Que el manto de María los proteja, los sostenga, los anime, los consuele en esta vocación de servir a la Patria, de estar dispuesto a dar la vida, de entregar como Jesús la vida hasta el extremo”, pidió.

Tras recordar la devoción del general Manuel Belgrano a la Virgen María, subrayó: “Es una maravilla saber que tenemos a nuestra Madre de la Merced, nuestra Madre de la Misericordia que libera de tantas esclavitudes, como Patrona del Ejército Argentino, el Ejército de nuestra Patria”.

“La sabemos no solo patrona, sino generala y con todo lo que implica para los hombres de la fuerza, para los hombres del Ejército, para el comando, para la obediencia”, sostuvo, y agregó: “Este día que celebramos su fiesta patronal el 24 de septiembre, ponemos el deseo de dejarnos conducir por la generala, Nuestra Señora de la Merced”.

Monseñor Olivera expresó: “En este día, tengo bajo mi corazón y en la presencia de Dios, en la oración diaria, la vida de todos los hombres y las mujeres de nuestro Ejército Argentino, de los que pasaron, de los que están y de los que vendrán”.

“Rezo por sus necesidades, por sus familias, por los que están pasando dificultades o momentos más duros, por las enfermedades, por los que están solos, por los que están en la cárcel y por quienes están angustiados”, aseguró.

Por último, monseñor Olivera expresó su gratitud a todos los capellanes que “sirven a nuestros servidores, que sirven a los hombres y mujeres de la fuerza”.

“Para todos, gratitud, bendiciones y feliz día de la Madre, que la Virgen de la Merced nos cobije a todos con su manto y no tengamos ningún miedo ni temamos ningún mal. Bendiciones y que María nos siga acompañando”, concluyó.

Más información: www.obispadocastrenseargentina.org.+