Jueves 25 de julio de 2024

Mons. Scheinig: 'Caminar juntos y hacer historia, para un sentido más pleno de pueblo y patria'

  • 9 de julio, 2024
  • Mercedes (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de Mercedes-Luján advirtió, en el 'Tedeum' del 9 de Julio, que "necesitamos volver a comprometernos con la democracia como una forma de vida que como Nación hemos elegido".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Scheinig, presidió este martes, en la catedral de Mercedes, el tradicional Tedeum por el 9 de julio. 

Ante la presencia de autoridades locales, el prelado recordó que "nuestros próceres soñaron una Nación independiente y prometedora, porque eran conscientes de que, en esta tierra bendita y con el pueblo mestizo que se estaba gestando, existía un enorme potencial para crear algo nuevo: una Patria, libre, soberana, con vida y proyecto propio". 

"Era una época de generación de ideas provocativas y revolucionarias. Pero, más allá del movimiento que en occidente ponía en jaque lo conocido y establecido, lo que aquí se estaba gestando era la argentinidad, el pueblo argentino. Quiero decir que ser pueblo no es una abstracción, es una realidad bien concreta que se puede reconocer, porque un pueblo posee identidad, rostro, color, olor, alma, vida", continuó. 

"El pueblo -dijo- son personas concretas a las que, en mi mirada de fe, es el mismo Dios el que las convoca a vivir en una tierra determinada y desea que se realicen en una comunión histórica, no en una masa amorfa, sino una comunidad fraterna, unida tanto en el origen, como en el destino. Dios ha querido que seamos el pueblo argentino".

"Pienso en cómo ser un pueblo independiente en este contexto tan complejo del mundo. Estamos atravesando una crisis histórica mundial, que no sabemos hacia dónde se encamina. Personalmente, no pierdo la esperanza, porque mi confianza en Dios, y lo que nos enseña la misma historia, es que al final, de esos procesos complejos, que llevan muchos años, la humanidad sale mejor. Aunque ciertamente no es nada fácil saber estar en los momentos de transición, que es lo que nos tocó a nosotros".

"De todas maneras -señaló-, hoy son muchas las nuevas dependencias que nos zarandean, atándonos a esclavitudes que siguen hipotecando el presente y el futuro. Por nombrar algunas: la trata de personas, la droga, el analfabetismo, el fondo monetario internacional, el hambre, la extrema pobreza, la violencia, el no querer dialogar para privilegiar el interés individual, en fin, muchas situaciones que nos alejan del proyecto de la independencia soñada. Por este motivo, me pregunto: ¿cómo renovar la esperanza que da sentido a la vida concreta y cotidiana de nuestro pueblo, de nuestra Patria?".


Monseñor Scheinig destacó a continuación que, "para la Iglesia, entre comunidad y persona hay una relación esencial que no se puede romper, porque ambas se necesitan para generar una sinergia original y fundamental, que da posibilidad de que se sostengan y cuiden mutuamente. La comunidad cuida a la persona y la persona a la comunidad". "Cada persona que viene a este mundo es una buena noticia que la comunidad no puede desechar. Cada persona tiene un valor inalienable, y sabemos todo lo que esa vida puede aportarnos y enriquecernos", continuó. 

"Por el simple hecho de ser persona, cada uno de nosotros se inserta a una red de vínculos que nos contiene y sostiene y, por esto mismo, podríamos decir que deberíamos no sólo anhelar la independencia, sino también, la interdependencia", enfatizó. 

En otro de los pasajes de su mensaje, el arzobispo expresó: "El caminar juntos y hacer historia, nos da la posibilidad de adquirir un sentido más pleno de lo que significa ser pueblo y compartir la misma Patria, y es lo que nos asegura entender cómo funciona esa dinámica de lo propio y lo de todos. Para ser más independientes y, mejor aún, más interdependientes, debemos entender y poner en práctica el sentido de justicia, y no sólo de caridad, que implica el compartir".

Finalmente, subrayó: "Con urgencia, necesitamos volver a comprometernos con la democracia como una forma de vida que, como Nación, hemos elegido, para que 'todos, todos, todos' podamos ser un pueblo independiente e interdependiente".+

-> Texto completo de la homilía