Jueves 26 de noviembre de 2020

Obispos patagónicos se unen en oración por la violencia en Chile

  • 21 de octubre, 2020
  • San Carlos de Bariloche (Río Negro) (AICA)
"Nos unimos al pueblo fiel de Dios que ciertamente sufre ante esos actos de violencia que destruyen los valores de convivencia, de paz y de respeto", expresan a sus pares chilenos de la región.

Los obispos argentinos de la Región Patagonia Comahue expresaron su cercanía a sus pares de la región del otro lado de la cordillera, a raíz de los “actos de violencia” contra iglesias en la capital chilena.

“Unimos nuestra oración”, aseguran en una carta y sostienen: “Queremos estar bien cerca de ustedes en comunión profunda, reafirmando la Buena Noticia del Evangelio ‘felices los que trabajan por la paz porque serán llamados hijos de Dios’”.

“Nos unimos al pueblo fiel de Dios que ciertamente sufre ante esos actos de violencia que destruyen los valores de convivencia, de paz y de respeto, buscados y logrados con tanto sacrificio, y ahora vulnerados y puestos en crisis”, subrayan.

Firman la carta los obispos Juan José Chaparro CMF (San Carlos de Bariloche), Fernando Croxatto (Neuquén), Marcelo Cuenca (Alto Valle del Río Negro), Jorge García Cuerva (Río Gallegos), Joaquín Gimeno Lahoz (Comodoro Rivadavia), Esteban Laxague SDB (Viedma), José Slaby CssR (Esquel), Roberto Álvarez y Alejandro Benna (auxiliares de Comodoro Rivadavia), Marcelo Melani SDB (emérito de Neuquén), Néstor Navarro (emérito de Alto Valle del Río Negro), Juan Carlos Romanín (emérito de Río Gallegos).

Texto de la carta

Queridos hermanos Obispos de la Patagonia y sur de Chile: 

Nuestro saludo y cercanía en estos momentos de “tristeza y  angustia.” que están viviendo, y que en estos días se han manifestado en los actos de violencia acaecidos en Santiago. 

Unimos nuestra oración. Queremos estar bien cerca de ustedes en comunión profunda, reafirmando  la Buena Noticia del Evangelio “felices los que trabajan por la paz porque serán llamados hijos de Dios” (Mt. 5,9) 

Nos unimos al pueblo fiel de Dios que ciertamente sufre ante esos actos de violencia que destruyen los valores de convivencia, de paz y de respeto,  buscados y logrados con tanto sacrificio, y ahora vulnerados y puestos en crisis.

Junto con ustedes renovamos el camino del Evangelio que recientemente nos repropone el papa Francisco:  “La paz social es trabajosa, artesanal… Integrar a los diferentes es mucho más difícil y lento, aunque es la garantía de una paz real y sólida… Lo que vale es generar procesos de encuentro, procesos que construyan un pueblo que sabe recoger las diferencias. ¡Armemos a nuestros hijos con las armas del diálogo! ¡Enseñémosles la buena batalla del encuentro!” (F.T 217)

Que María Santísima, la Virgencita del Carmen, cobije a su pueblo y lo acompañe en el camino de la tolerancia, de la convivencia y de la paz.+