Domingo 21 de julio de 2024

Pironio: Mons. Torrado Mosconi llamó a difundir su legado

  • 9 de noviembre, 2023
  • Nueve de Julio (Buenos Aires) (AICA)
El obispo consideró que la "figura santa" del futuro beato le dejó a Nueve de Julio, su ciudad natal, "una herencia espiritual, teológica, pastoral y evangelizadora a custodiar y difundir".
Doná a AICA.org

Monseñor Ariel Torrado Mosconi envió un mensaje a la comunidad diocesana con motivo del anuncio de la beatificación del cardenal Eduardo Pironio, en el cual consideró que la autorización del culto público del purpurado nacido en Nueve de Julio es tanto “un regalo como una responsabilidad, para la ciudad y la diócesis toda”. 

“Eduardo Francisco Pironio nació y fue bautizado en nuestra ciudad, donde tuvo su primer hogar. En su -por entonces- iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán, cantó su primera misa y estuvo entrañablemente unido a su ‘pago chico’ hasta el último viaje durante su vida terrena que fue aquí, para luego volver a morir a Roma”, recordó.

El obispo de Nueve de Julio consideró que “su santidad de vida ha sido, lo es y seguirá siendo un auténtico don para su tierra de nacimiento y para la argentina toda, para la diócesis y para la Iglesia universal”.

“En cada uno de esos ámbitos sirvió y en ellos dejó su huella. Difícil es resumir una existencia tan pródiga, fecunda y fructífera. Su servicio a los laicos desde la Acción Católica hasta el Pontificio Consejo para los Laicos y las Jornadas Mundiales de la Juventud; su ‘pastoreo de pastores’ desde el Seminario de Mercedes y el de Villa Devoto, pasando por la dirección espiritual y ayuda a los sacerdotes, hasta el servicio a sus hermanos obispos de tan diferentes formas, sobre todo desde el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam); el cariño, consejo y animación a la vida consagrada desde sus tiempos de sacerdote hasta su actuación como cardenal prefecto de la Congregación de religiosos”, detalló. 

“Sin olvidar, claro está, su ministerio episcopal en las diócesis de La Plata, Avellaneda y Mar del Plata, como así también su incansable predicación de la esperanza, el diálogo y la reconciliación en los momentos cruciales de la patria, como fueron la noche oscura de la violencia de los años ´70, el conflicto con Chile y la guerra de Malvinas, en los cuales desempeñó un discreto rol para acercar posiciones. Todo ello, muchas veces, en medio de incomprensiones, críticas y sospechas que él vivió como auténticas experiencias de ‘cruz pascual’”, agregó.

Tras asegurar que “esta beatificación es también un compromiso para los ciudadanos de Nueve de Julio y los fieles diocesanos”, sostuvo que “su figura santa nos deja una herencia espiritual, teológica, pastoral y evangelizadora a custodiar y difundir”.

“Somos depositarios de un rico legado, que no debe guardarse como ‘pieza de museo’ sino ahondarse y profundizarse para darse a conocer. ¡La sabiduría, el testimonio y el estilo de Pironio tienen mucho para decir a la Argentina y a la Iglesia de hoy! Y nosotros tenemos la misión de darlo a conocer”, propuso.

Monseñor Torrado Mosconi convocó a los fieles de la diócesis a prepararse espiritualmente para este acontecimiento de gracia, y concluyó con un saludo: “En la alegría de la fe y la gratitud por la declaración de un beato más, que brilla en la constelación de santidad de la madre Iglesia, los bendigo de todo corazón”.+