Lunes 26 de octubre de 2020

Saludo del Papa por el XI Congreso Eucarístico Nacional

  • 22 de junio, 2016
  • Buenos Aires (AICA)
El papa Francisco expresó su cercanía y bendición a los participantes del reciente XI Congreso Eucarístico Nacional, que se realizó del 16 al 19 de junio en San Miguel de Tucumán, con el lema "Jesucristo, Señor de la Historia, te necesitamos". "Conozco las dificultades que están viviendo; aseguro mi cercanía y pido al Señor que este Congreso nos fortalezca en la fe para afrontar las adversidades e impulse la justicia y la caridad entre nosotros y, de modo especial, en el servicio de los pobres y necesitados", expresó el pontífice en un saludo enviado al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz.
El papa Francisco expresó su cercanía y bendición a los participantes del reciente XI Congreso Eucarístico Nacional, que se realizó del 16 al 19 de junio en San Miguel de Tucumán, con el lema "Jesucristo, Señor de la Historia, te necesitamos".

El pontífice argentino dirigió su saludo al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz.

"En este momento en que se celebra el Congreso Eucarístico Nacional, que coincide a su vez con el Bicentenario de la Independencia del país, vienen a mi memoria las palabras del Cura Brochero: la gracia de Dios es como la lluvia que a todos mojan. Sólo es cuestión de acercarse, de no tener miedo y de dejarse empapar de tanto amor", manifestó.

"Conozco las dificultades que están viviendo; aseguro mi cercanía y pido al Señor que este Congreso nos fortalezca en la fe para afrontar las adversidades e impulse la justicia y la caridad entre nosotros y, de modo especial, en el servicio de los pobres y necesitados", subrayó.

Texto del saludo del Papa

Querido hermano:

En este momento en que se celebra el Congreso Eucarístico Nacional, que coincide a su vez con el Bicentenario de la Independencia del país, vienen a mi memoria las palabras del Cura Brochero: la gracia de Dios es como la lluvia que a todos mojan. Sólo es cuestión de acercarse, de no tener miedo y de dejarse empapar de tanto amor.

Conozco las dificultades que están viviendo; aseguro mi cercanía y pido al Señor que este Congreso nos fortalezca en la fe para afrontar las adversidades e impulse la justicia y la caridad entre nosotros y, de modo especial, en el servicio de los pobres y necesitados.

A todos los que de una u otra manera participan del Congreso Eucarístico les hago llegar mi cercanía y bendición. Por favor, no se olviden de rezar y hacer rezar por mí.

Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Fraternalmente.
+