Sábado 24 de octubre de 2020

"Siguen manipulando al Papa", lamentó el arzobispo de La Plata

  • 21 de septiembre, 2020
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
Tal el título de una reflexión que monseñor Víctor Manuel Fernández publicó en Facebook, a raíz de interpretaciones que se hicieron sobre un tuit del pontífice sobre la doctrina católica del mérito.

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, lamentó que se haya vuelto a manipular al papa Francisco, diciendo que una expresión suya sobre una cuestión eminentemente religiosa como es la doctrina católica del mérito se haya interpretado políticamente como un apoyo del pontífice al presidente Alberto Fernández.

"Esa doctrina es dogma de fe y dice que nosotros no podemos merecer la amistad con Jesucristo, la justificación, porque eso es algo que nos sobrepasa de tal manera, que es imposible comprarlo o merecerlo con un esfuerzo humano. Es la doctrina más clásica que además, en este punto, distingue tanto a católicos como a protestantes. Toda mi vida enseñé este tema, porque me tocó dictar una materia que se llama 'Gracia'", recordó en una publicación en su cuenta de Facebook.

A raíz de las interpretaciones que se hicieron de la predicación del pontífice, el arzobispo platense escribió: "Pero al Papa le toca hablar de esto cuando días atrás Alberto Fernández habló en contra de la idea de mérito. Y entonces dicen que lo que afirmó el Papa es un apoyo a Alberto Fernández y que sigue metiéndose donde no debe".

"Es cosa de locos", cuestionó, y agregó: "Francisco habló de una cuestión eminentemente religiosa que no hay por qué trasponer a otras cuestiones meramente humanas. Es evidente que si uno estudia puede merecer que le pongan una buena nota, pero eso no es una cuestión religiosa sino un asunto meramente pragmático".

"Pero no vale la pena hablar, porque los fanatismos partidarios aquí tiñen todo y si quieren darle al Papa le van a dar diga lo que diga. Así somos", aseveró.

Texto de la publicación en Facebook

Hoy el papa Francisco comentó el Evangelio que todos hemos leído porque es el que corresponde a la Misa de hoy. Es Mt 20, 1-16. Allí se presenta la narración de los que llegaron a trabajar al final del día y se les pagó lo mismo que a los que trabajaron todo el día sólo porque el Señor quiso ser generoso, porque él es capaz de dar gratis, de dar de más. Francisco no hizo más que comentar lo que dice el Evangelio, nos guste o no nos guste. Pero en la Argentina, como siempre, lo interpretaron políticamente, como si el Papa, en cada cosa que dice, estuviera pensando en los políticos argentinos.

En este contexto, Francisco retomó la antigua doctrina católica sobre la gracia divina, que viene del concilio de Orange y fue continuada en el Concilio de Trento y en otros concilios. Esa doctrina es dogma de fe y dice que nosotros no podemos merecer la amistad con Jesucristo, la justificación, porque eso es algo que nos sobrepasa de tal manera, que es imposible comprarlo o merecerlo con un esfuerzo humano. Es la doctrina más clásica que además, en este punto, distingue tanto a católicos como a protestantes. Toda mi vida enseñé este tema, porque me tocó dictar una materia que se llama "Gracia".

Pero al Papa le toca hablar de esto cuando días atrás Alberto Fernández habló en contra de la idea de mérito. Y entonces dicen que lo que afirmó el Papa es un apoyo a Alberto Fernández y que sigue metiéndose donde no debe. Es cosa de locos. Francisco habló de una cuestión eminentemente religiosa que no hay por qué trasponer a otras cuestiones meramente humanas. Es evidente que si uno estudia puede merecer que le pongan una buena nota, pero eso no es una cuestión religiosa sino un asunto meramente pragmático.

Pero no vale la pena hablar, porque los fanatismos partidarios aquí tiñen todo y si quieren darle al Papa le van a dar diga lo que diga. Así somos.+