Miércoles 24 de febrero de 2021

Tras un motín, obispos paraguayos denuncian violencia extrema en las cárceles

  • 22 de febrero, 2021
  • Asunción (Paraguay) (AICA)
A raíz del motín del 16 de febrero en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, en Asunción, donde murieron siete reclusos, denuncian corrupción y exigen una profunda reforma del sistema carcelario.

La Conferencia Episcopal Paraguaya difundió un comunicado tras el motín del 16 de febrero en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, en Asunción, donde murieron al menos siete reclusos, en el que considera que “el sistema penitenciario debe curar las llegas, sanar las heridas y generar nuevas oportunidades”.

Los obispos paraguayos manifiestan “condolencias y cercanía espiritual a los familiares que perdieron a sus seres queridos de forma trágica”, y denuncian “la pésima condición en la que se encuentran nuestros reclusorios y todo el sistema penitenciario”.

Asimismo, estiman que “la alta corrupción en las cárceles”, exige “una profunda reforma penitenciaria”.

En las cárceles paraguayas, aseguran, se da un “hacinamiento que va en detrimento de los derechos básicos de toda persona humana”. A eso se une, según el comunicado, la preocupación con “la extrema violencia con las que actúan grupos criminales que condicionan con chantajes a las autoridades nacionales y tienen control sobre la población carcelaria. Son cada vez más numerosos y violentos”.

Campaña Donación AICA

El episcopado paraguayo afirma que los reclusos “tienen familias que los esperan y quieren verdaderamente reinsertarse a la sociedad”.

En el escrito se recuerdan las palabras del papa Francisco, que sostiene que “todos somos hijos de Dios con igualdad de condiciones”, insistiendo en que “tiempo de reclusión no ha sido nunca un sinónimo de expulsión”.

Por último, el episcopado paraguayo exhorta al Gobierno Nacional, el Poder Judicial y al Legislativo “a redoblar esfuerzos y desafiarnos a una mirada mucho más humana y humanizante a favor de las personas privadas de libertad que verdaderamente merecen una segunda oportunidad”.+