Jueves 13 de agosto de 2020

Un obispo indio premiado "Embajador para la paz 2019"

  • 26 de noviembre, 2019
  • Guwahati (India) (AICA)
El International Human Rights Council de Delhi premió a monseñor Thomas Menamparampil

El International Human Rights Council de Delhi premió a monseñor Thomas Menamparampil, arzobispo emérito de Guwahati, en Assam, como “Embajador para la paz” de 2019. Sorprendido por la noticia, el prelado dedicó el reconocimiento a sus colegas con los que trabaja desde hace años por el diálogo y la armonía en la India y en Asia.



“Jamás trabajé por los reconocimientos. Soy la última persona que se preocupa por estas cosas pero si lo acepto cuando viene, como aliento para mis colegas, que son los reales ganadores”, dijo el arzobispo emérito a AsiaNews.



“Para mí- prosigue el obispo- el premio de parte de la Organización que defiende los derechos humanos fue una sorpresa. Pero mi equipo por la paz está contento”.



El arzobispo de Guwahati será premiado en el curso de una ceremonia que se realizará en la capital india el 9 de diciembre.



Nacido en 1936 en Palai, en Kerala, fue ordenado sacerdote en la congregación de los padres salesianos en 1965. Desde 1975 a 1981 fue rector de la Don Bosco Technical School de Shillong, luego en 1981 el papa san Juan Pablo II lo nombró obispo de Dibrugarh. Después, en 1992, fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis de Guwahati, elevada a arquidiócesis en 1995. En 2014 el papa Francisco lo nombró administrador apostólico de Jowai, donde permaneció hasta 2016, cuando volvió a Guwahati como emérito.



Monseñor Thomas Menamparampil es una figura clave del proceso de pacificación en la India, en particular entre los grupos étnicos de Assam. Para él, el mejor método de evangelización en Asia es “susurrar el Evangelio en el alma de Asia”, haciéndose mediador entre las varias posiciones y culturas y promotor de un diálogo sincero entre las partes, que nace del recíproco conocimiento, respeto y da una “pizca de simpatía en el corazón”.



El objetivo del diálogo y de la reconciliación fueron los puntos cardinales en los numerosos puestos ocupados: entre éstos, presidente de la Conferencia regional de los obispos del nordeste indio; presidente de la Comisión para la educación y la cultura de la Conferencia Episcopal India (CBCI); presidente de la Oficina para la evangelización de las Conferencias episcopales de Asia (FABC).



En 1996 estuvo entre los promotores de un nuevo organismo local de operadores por la paz, el “Joint Peace Mission Team”, con el cual aún trabaja para sostener la armonía local. Para él, la paz es posible, a través de la oración, en todos los contextos y a todos los niveles: entre los maoístas de la India, en el gobierno y en la Iglesia. (A.C.F)



El International Human Rights Council de Delhi, entre las más importantes del mundo en el tema de protección de los derechos humanos, premió, entre otros, al Dalai Lama. +