Jueves 24 de septiembre de 2020

Una calle de Viedma se llamará Padre Federico Grote

  • 3 de agosto, 2020
  • Viedma (Río Negro) (AICA)
Una calle de la capital rionegrina llevará el nombre del Padre Federico Grote, fundador de los Círculos Católicos de Obreros.

Con el voto unánime de todos los concejales, en la sesión del 25 de julio, el Concejo Deliberante de la ciudad de Viedma, capital de la provincia de Río Negro, aprobó el proyecto presentado por los concejales Silbana Cullumilla, Paola Casadei y Pedro Sánchez para imponer a una calle el nombre del padre Federico Grote, el sacerdote alemán que llegó a la Argentina en 1884 y fundó los Círculos Católicos de Obreros.

La aprobación de los ediles de dar el nombre del padre Grote a la calle número 109 del barrio Álvarez Guerrero, un barrio humilde que cuenta con una capilla, está fundamentada en el "reconocimiento de las actividades solidarias y obras para el bienestar de sus habitantes", emprendidas por el Círculo Católico de Obreros de Viedma.

“Es inmensa la alegría que sentimos por este logro y creo que es una deuda saldada con los dirigentes de la Federación de los Círculos Católicos de Obreros", declaró a Radio Grote Pedro Ansola, presidente del Círculo de Obreros, de Viedma. "El proyecto de rendir un homenaje al padre Grote -agregó- constituía un compromiso que asumimos hace dos años y el verlo ahora concretado nos llena de alegría".

“El espíritu del Padre Federico Grote -señaló Ansola- era estar siempre junto a la gente humilde y ayudando, y en la medida que nuestro accionar nos lo permite, seguimos esos lineamientos con los que el Padre Grote creó el primer Círculo Católico de Obreros en 1890 y nuestro círculo de Viedma ya tiene 117 años de vida. Es un largo camino recorrido también por nuestra institución”.

En el programa radial “En Clave Grote”, el presidente del Círculo Católico de Obreros de Viedma, recordó que la labor que motivó la instalación de este círculo en la provincia de Río Negro no se detiene: “Nosotros somos continuadores y siempre teniendo como prioridad la solidaridad y el reconocimiento sobre todo a la gente más humilde. Tanto es así que hoy, por ejemplo, estamos colaborando, desde hace ya dos años, con el Hogar Don Zatti, apoyándolo con un aporte mensual; lo hicimos también con la catedral Nuestra Señora de la Merced, ayudando para hacer refacciones; aportamos también nuestra ayuda a la Capilla del barrio Álvarez Guerrero y con juguetes para el Día del Niño y las fiestas navideñas”.

Pedro Ansola dijo que el objetivo está semicumplido pues la actual cuarentena por el coronavirus les restringe celebrar y realizar manifestaciones públicas, y señaló que en Viedma hay mucho entusiasmo para la inauguración de la nueva calle Federico Grote en presencia de las autoridades nacionales de la institución: “Lo vamos a completar si Dios quiere cuando recibamos la visita de la comisión de la Federación de Círculos Católicos de Obreros, cuando se realice el acto formal de imposición del nombre del Padre Federico Grote a la calle. Quiero agradecer a Oscar Compagnucci y Daniel del Cerro y a toda la comisión directiva de la Junta de Gobierno porque son grandes líderes, laicos con valores y luchadores a quienes seguiremos acompañando mientras Dios nos lo permita”.

El Círculo Católico de Obreros de Viedma fue fundado el 30 de marzo de 1903 con el apoyo de la Obra Salesiana de Don Bosco y del entonces obispo de la Patagonia, monseñor Juan Cagliero. Su primer presidente fue Vicente Zingoni y fueron los sacerdotes salesianos quienes prestaron su colaboración para levantar el primer edificio en el terreno adquirido en junio de ese mismo año. Uno de los socios más ilustres que pasaron por la institución fue el hoy Beato Artémides Zatti, conocido también en la Argentina y sobre todo en la Patagonia como "El Enfermero de Dios".

Paseo temático religioso
Radio Grote entrevistó también a la concejal viedmense Silbana Cullumilla, autora junto con Paola Casadei y Pedro Sánchez, del proyecto de homenaje al padre Grote en una arteria del ejido ciudadano de Viedma. "Estamos muy orgullosos de que una calle de Viedma lleve el nombre del Padre Federico Grote, y de que la aprobación del Concejo Deliberante haya sido en forma unánime", declaró la edil.

Reveló que además se está en conversaciones para proponer que esta nueva calle integre el paseo temático religioso, junto con la histórica catedral Nuestra Señora de la Merced, el primer colegio salesiano de la Patagonia, la plaza Adolfo Alsina, los Patios Salesianos, el Museo Salesiano Cardenal Cagliero, el Círculo Católico de Obreros presente desde hace 116 años, y los lugares donde estuvo "nuestro gran enfermero" el beato Artémides Zatti.

Afirmó también que "toda la comunidad reconoce el trabajo que realiza la Federación de Círculos Católicos de Obreros en la ciudad y que precisamente la investigación que llevó a reunir los fundamentos sobre la calle Federico Grote nos permitió conocer más sobre la fuerte vinculación de la institución con la ciudad de Viedma por las acciones de Artémides Zatti.

“Es tan importante para nosotros como viedmenses que podamos revalorizar la figura de Artémides Zatti y del Padre Grote. Pero hasta que Pedro Ansola no nos contó, hace unos meses, no sabíamos de la vinculación entre ambos y desde ahí empezamos a buscar y ver que estaba todo relacionado”.

"Según la Ordenanza N° 3324 aprobada con el Concejo Deliberante de Viedma, desde hace 116 años la obra de Federico Grote a través del Círculo de Viedma se instaló para acompañar a los trabajadores viedmenses y actualmente continúa abriendo sus puertas e insertando valores a la comunidad siempre con una mirada social, fiel a los principios fundacionales de los Círculos de Obreros".

Explicó también que “en la actualidad el Círculo colabora con distintas instituciones como la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec); las Escuelas Especiales N°7 y N°22, ambas para chicos con capacidades diferentes; el Hogar Don Zatti que trabaja mancomunadamente con el hospital; las juntas vecinales de los barrios Fátima y San Martín; la capilla San Juan Bautista del barrio Álvarez Guerrero y la Asociación Taller Protegido de Viedma”.

El documento resalta además el aporte de la institución al desarrollo de distintas disciplinas y ser semillero de destacados deportistas con logros nacionales y sudamericanos.

La concejal Cullumilla resaltó que “desde el año pasado se tuvo la intención, junto con la concejal Paola Casadei, de llevar adelante esta propuesta, pero por cuestiones administrativas se retraso y se retomó con los integrantes de la Comisión Directiva del Círculo Católico de Viedma y con una sólida fundamentación se logró el voto unánime de todo el Concejo”.