Martes 29 de septiembre de 2020

Virgen María: El Papa incluye tres nuevas invocaciones a las Letanías Lauretanas

  • 20 de junio, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"Mater Misericordiae", "Mater Spei" y "Solacium migrantium", son las tres nuevas invocaciones incluidas por voluntad del papa Francisco en la lista de las Letanías Lauretanas. 

A las ya conocidas Letanías Lauretanas, las invocaciones a la Virgen que tradicionalmente concluyen el rezo del Rosario, el papa Francisco ha decidido añadir tres nuevas: “Mater Misericordiae”, “Mater Spei” y “Solacium migrantium”, es decir: “Madre de la Misericordia”, “Madre de la Esperanza” y “Consuelo” pero también “Ayuda” de los migrantes.

La disposición del Santo Padre fue comunicada por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en una carta dirigida a los presidentes de las Conferencias Episcopales publicada hoy, 20 de junio, memoria del Inmaculado Corazón de María. 

“Son incontables los títulos e invocaciones que la piedad cristiana, a lo largo de los siglos, ha reservado a la Virgen María, camino privilegiado y seguro para el encuentro con Cristo”, se lee en la carta firmada por el cardenal Robert Sarah y el arzobispo Arhur Roche, prefecto y secretario del Dicasterio del Vaticano. 

Ahora, especifican, “la primera invocación se colocará después de Mater Ecclesiae, la segunda después de Mater divinae gratiae, la tercera después de Refugium peccatorum”.

Mons. Roche: oraciones nacidas de los “desafíos” de la vida
Aunque antiguas, las letanías - llamadas “Lauretanas” del Santuario de la Santa Casa de Loreto que las hizo famosas - tienen una fuerte conexión con los momentos de la vida de la Iglesia y la humanidad. Así lo afirman los dirigentes del Culto Divino, subrayando que “incluso en la época actual, marcada por razones de incertidumbre y desconcierto”, el recurso “lleno de afecto y confianza” a la Virgen “es particularmente sentido por el pueblo de Dios”. 

Monseñor Arthur Roche reiteró a Vatican News este vínculo entre la espiritualidad y la concreción del tiempo, de la vida cotidiana. “Varios Papas -recuerda Monseñor Roche- han decidido incluir invocaciones en las Letanías, por ejemplo, Juan Pablo II añadió la invocación a la 'Madre de la familia'. Responden al momento real, un momento que presenta un desafío para el pueblo”. 

“El Rosario, como sabemos, es una oración dotada de gran poder y por lo tanto -concluye el secretario del dicasterio vaticano- en este momento las invocaciones a la Virgen son muy importantes para los que sufren por Covid-19 y, entre ellos, los migrantes que también han dejado su tierra”.

Texto de la carta de la Congregación para el Culto Divino
“Peregrina hacia la Santa Jerusalén del cielo, para gozar de la inseparable comunión con Cristo, su Esposo y Salvador, la Iglesia recorre los caminos de la historia encomendándose a Aquella que creyó en la palabra del Señor. Sabemos por el Evangelio que los discípulos de Jesús aprendieron, desde el principio, a alabar a la “bendita entre las mujeres” y a contar con su intercesión maternal. Son innumerables los títulos e invocaciones que la piedad cristiana, a lo largo de los siglos, ha dedicado a la Virgen María, camino privilegiado y seguro para el encuentro con Cristo. También en el tiempo presente, atravesado por motivos de incertidumbre y desconcierto, el recurso devoto a ella, lleno de afecto y confianza, es particularmente sentido por el pueblo de Dios.

Como intérprete de este sentimiento, el Sumo Pontífice Francisco, acogiendo los deseos expresados, ha dispuesto que en el formulario de las letanías de la Bienaventurada Virgen María, llamadas “Lauretanas”, se inserten las invocaciones “Mater misericordiae”, “Mater spei” y “Solacium migrantium”.

La primera invocación se colocará después de “Mater Ecclesiae”, la segunda después de “Mater divinae gratiae”, la tercera después de “Refugium peccatorum”.

Me complace informarle de esta disposición para que sea conocida y aplicada y aprovecho la oportunidad para expresarle mi aprecio.+