Lunes 26 de febrero de 2024

Vírgenes Consagradas: procesión por los 50 años de la restauración del ritual del Ordo

  • 17 de octubre, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
Fue desde la Casa Mama Antula hasta la catedral porteña, donde un centenar de vírgenes renovaron su promesa y el arzobispo Jorge García Cuerva celebró la misa, alentándolas a salir a las periferias.
Doná a AICA.org

Un centenar de vírgenes consagradas de la Argentina y otros países de América Latina participaron, del 13 al 16 de octubre, del OCVEN 2023 en la arquidiócesis de Buenos Aires, acontecimiento que incluyó un triduo celebrativo de los 50 años de la restauración del ritual del Ordo virginum en el país.

Participaron del encuentro sacerdotes y obispos de la Comisión Episcopal de Vida Consagrada, entre ellos el cardenal Mario Poli, arzobispo emérito de Buenos Aires, y el obispo auxiliar de Corrientes, monseñor José Larregain OFM.

El encuentro de las integrantes del Orden de las Vírgenes Consagradas llevó por lema “Alegres en la esperanza. Discípulas en salida”, y tuvo su momento culminante el domingo 15 de octubre, con una procesión desde la Santa Casa de Ejercicios Espirituales Mama Antula, en el barrio porteño de Constitución, hasta la catedral metropolitana. Allí presidió la misa el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Jorge García Cuerva.

Durante el recorrido, las integrantes del equipo de América Latina y el Caribe mostraron su testimonio de mujeres consagradas con pancartas, banderas e imágenes alusivas a sus diócesis, santos patronos y advocaciones marianas de sus regiones.

En tanto, en la celebración eucarística, el arzobispo de Buenos Aires las animó “a salir a los cruces de los caminos para invitar y encontrar a los que aún no participan de la fiesta”. Además, durante la misma misa, un centenar vírgenes consagradas renovaron su promesa. 

En la homilía, monseñor García se refirió a la situación social y económica del país y, haciendo un contraste entre la primera lectura y el Evangelio, recordó: “Dios no se queda de brazos cruzados, y nos envía a todos como los servidores del Evangelio a invitar a todos. Dios no se resigna, no se queda quieto, quiere que todos participen de la fiesta y dice: 'Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren'”.

El arzobispo porteño invitó a salir de “nosotros mismos, de nuestra comodidad, de nuestra autorreferencialidad, prejuicios, preconceptos e, incluso, de nuestros esquemas mentales, sintiéndonos los dueños de la verdad”.

“Me animo a decir a todos que tengamos miedo a la seguridad, de tener respuesta para todo y creernos los dueños de la verdad. Hay que salir de nosotros mismos y correr hacia los demás”, expresó.

Monseñor García Cuerva destacó asimismo la cultura del encuentro a la que el Papa Francisco ha invitado, por lo que planteó: “Debemos ser forjadores de esa cultura y apasionarnos por tender puentes, por incluir a todos sin tener miedo a la diversidad”.

Además, llamó a salir al encuentro de las periferias existenciales, a “invitar y encontrar a todos en los cruces de los caminos donde hay choques y líos, que expresan el muro de la tormenta humana, y entrar en contacto con la existencia, la diversidad, lo complicado de la vida y la sociedad”.

“No tengamos miedo de ir a los cruces de los caminos. De nada sirve ser un consagrado de sacristía o reunirnos entre nosotros, si no es para salir al encuentro de los que todavía no están”, sostuvo.

“Jesús quiere que toquemos la miseria humana, la carne sufriente, para que estemos en contacto con los otros. Se trata de tocar la sangre del pueblo, para saber que aún no participan de esa fuerza, y que eso nos renueve el impulso misionero”, concluyó.

Más información, en el perfil de Facebook Ordo Virginum Argentina.+