Sábado 26 de septiembre de 2020

Avellaneda-Lanús celebra a su patrona y despide a Mons. Frassia

  • 14 de agosto, 2020
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
Con el lema, "Nuestra Señora de la Asunción Madre de la esperanza, ruega por nosotros", la diócesis de Avellaneda-Lanús celebra el sábado las fiestas patronales de Nuestra Señora de la Asunción

Con el lema, “Nuestra Señora de la Asunción, Madre de la esperanza, ruega por nosotros”, la diócesis de Avellaneda-Lanús se prepara para celebrar a su patrona, Nuestra Señora de la Asunción.

En preparación a los festejos centrales, la comunidad se unió al rezo de la novena, que cada día tuvo una intención especial y se rezó desde distintos templos de la diócesis: por las vocaciones, por los trabajadores, por las comunidades escolares, entre otras.

El sábado 15, día de la fiesta, la celebración será en la catedral Nuestra Señora de la Asunción, y comenzará a las 9 con el repique de las campanas. A las 12 habrá un saludo a la Virgen, a las 16 la procesión y las 17 la celebración de la misa, presidida por el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, y la presencia de las autoridades civiles y eclesiásticas.

La celebración será ocasión para la despedida de monseñor Frassia de la diócesis, cuya renuncia por edad fue aceptada recientemente por el papa Francisco.

En ocasión de las fiestas patronales, el administrador diocesano, monseñor Rubén Oscar López, compartió sus reflexiones. 

“Dios queda 'prendado' de la hermosura del corazón de María y por eso“ el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros ”, tomando de la humanidad de María nuestra propia condición humana. Podríamos decir sin equivocarnos que Dios encuentra en el corazón de María la última razón para quedar prendado de la hermosura de la humanidad, ya que ella es 'el honor de nuestra raza' ”, afirmó.

“Ante esta predilección especial de Dios, María no hace otra cosa que inclinarse ante Él: 'Yo soy la servidora del Señor. Que se haga en mí según tu palabra '. A partir de ese momento, el Misterio del Dios presente en nuestra historia, adquiere una nueva dimensión. Dios ya no es solamente Aquel que está en el cielo, sino que es el que camina a nuestro lado de una manera nueva y original, acompañando nuestros corazones muchas veces desalentados y desilusionados como el de los discípulos caminantes ”.

“Reunirnos en torno a María, aunque de un modo particular por el aislamiento social obligatorio a causa del Covid-19, es aceptar que Dios sigue queriendo enamorarse hasta el extremo de cada uno como lo hace con Ella. Queda en nosotros inclinarnos en su presencia, viviendo el misterio de amor y de predilección como ella lo vivió: acompañando a los necesitados como lo hizo con Isabel; alegrándonos con la felicidad de los demás e intercediendo por ellos como en Caná de Galilea; acompañando a la Iglesia en oración como en Pentecostés ”, animó.

Finalmente, consideró que “celebrar la Asunción de María es caminar con ella tras los pasos de Jesús y vivir según su vida. Como este año no podremos caminar físicamente, lo hacemos con nuestro corazón rebosante de fe, inclinándonos ante el Misterio de Dios que se hace hombre en el seno virginal de Aquella que fue llevado a los cielos por haber prendado a Dios con su hermosura ”.

Las fiestas patronales serán transmitidas por la página de Facebook de la diócesis . +