Lunes 4 de marzo de 2024

Card. Ángel Rossi animó a pedir la gracia del verbo 'vengan'

  • 30 de noviembre, 2023
  • Córdoba (AICA)
"Aprendernos el verbo 'vengan' o el verbo 'voy a ustedes'; y que Dios nos libre de usar frecuentemente el 'aléjense'", deseó el arzobispo de Córdoba en su reflexión semanal.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Córdoba, cardenal Ángel Rossi SJ, reflexionó sobre la imagen del juicio final que se relata en el pasaje del Evangelio: “¿De qué nos pedirá cuenta el Señor?; y, citando las palabras del Papa Francisco, mencionó que “el cuestionario ya lo sabemos. Es este, el del pasaje de Mateo 25. Las preguntas del examen final ya las tenemos”.

“¿Y cuándo es esa cita para el juicio del Señor? Esa cita es hoy. Hoy tengo hambre, hoy estoy solo, hoy siento miedo, hoy estoy enfermo, hoy estoy sin trabajo. Hoy es el día propicio, hoy es el día de tu salvación. Dios nos juzgará por el hoy, por la actitud y por los gestos del hoy”.

Reflexionando sobre la pregunta “¿Dónde estabas y no te vimos?", recordó a un sacerdote belga que reemplazó al padre Alberto Hurtado en el Hogar de Cristo en Chile, que es una hospedería para hombres de la calle, y que por la noche iba disfrazado a pedir alojamiento y, alguna vez, algunos voluntarios le cerraron la puerta.

Al día siguiente fue y echó a esos voluntarios. Cuando le preguntaron por qué los echaba, les contestó: "Ayer vine a pedir alojamiento y no me lo dieron. Y al responderle: '¡Nos hubiera dicho que era usted, padre!'; les dijo: 'Justamente por eso, porque me hubieran hecho entrar si sabían que era yo y no que era simplemente un pobre que necesitaba un techo'. Es decir, ¿dónde estabas?"

"Uno puede decir: estaba aquí. Estoy aquí en tu hija, estoy en tu esposa, estoy en el portero, estoy en el enfermo. Estoy en el hombre sin papeles, en el vagabundo. Estoy aquí en el alcoholizado, en el analfabeto. Estoy en ese jubilado que tiene que optar entre comer o la medicación", puntualizó.

Y reflexionó: “Quizás ellos son tu Dios disfrazado. Tenemos tantas urgencias, estamos tan metidos en nuestros proyectos, muchas veces grandes, que no los vemos, y este es el desafío. El cardenal (Carlo) Martini decía: 'Quiero verte, Señor, no solo donde yo he resuelto verte, donde yo he decidido verte, sino allí donde otros gritan. Dame la gracia de encontrarte en el grito de los demás'".

Tras referirse que “los grandes de este mundo no serán nuestros jueces en el reino, sino que los jueces serán los más insignificantes”, invitó a reflexionar en la escena del juicio final: “Imagina el juicio final y la fiesta de Cristo. Imagina una imagen de Cristo Rey. Tenemos la imagen de omnipotencia, de grandeza".

"El Señor se identificará en el juicio con los más insignificantes, que nos dirán, o el Señor nos dirá a través de ellos: ´Te diste cuenta de que tuve hambre y me diste de comer, ¡que Dios te bendiga! Te diste cuenta de que estaba solo y me viniste a visitar. Te diste cuenta de mi tristeza y me hiciste esa llamadita por teléfono que tanto necesitaba'”, detalló.

El purpurado también llamó a reflexionar sobre el concepto que hay sobre el poder: “Los hombres de este mundo dominan haciéndose servir, y este Rey Pastor que es el Señor lo hace sirviendo y no haciéndose servir”. En este sentido, continuó: “Los hombres de este mundo viven en esta especie de pseudo-omnipotencia, y el poder es muy pasajero. Los argentinos ya nos hemos dado cuenta de que el poder es pasajero -quizás los que han perdido el poder y ojalá, digamos, los que están por recibirlo-, que no nos pertenece. El poder es para el servicio de nuestro pueblo y no para la autosatisfacción o la autograndeza”. 

Por otra parte, el cardenal Rossi también destacó dos verbos que Jesús utiliza en este pasaje del Evangelio: “Jesús Rey Pastor lo resume todo haciendo suyas estas dos simples palabras: aléjense o vengan. El Señor bendice todos nuestros ´vengan´ o todos nuestros ´yo voy a vos´. Y también, maldice, el aléjense. ´Los aléjense´, dichos con bronca o con desprecio, o a veces de manera educadita, a todos los que nos piden una ayuda. Un aléjense que se convierte muchas veces en un ´me alejo yo´”.

Sobre esto, el arzobispo tomó las palabras del padre Diego Fares SJ: “El Señor mirará solo estas dos palabras:vengan o aléjense. En las que muchas veces nos jugamos la salvación, ¿no? Porque son palabras no se escriben en papeles, sino que quedan escritas en las manos, en los pies y en la retina de los ojos. El Señor mirará bien, dentro de los ojos, la cantidad de rostros que nos quedaron grabados en la retina porque nos acercamos para ver”.

“Pidamos al Señor, que es Rey de paz -y también Pastor que sale a buscarnos y que no se asusta de nuestra fragilidad y que nos carga sobre sus hombros para llevarnos al rebaño-, que en estos tiempos a nivel mundial, a nivel de nuestra patria, nos conceda esta gracia de aprendernos el verbo ´vengan' o el verbo 'voy a ustedes´, y que Dios nos libre de usar frecuentemente el 'aléjense'", concluyó.+ 

NOTICIAS RELACIONADAS