Jueves 13 de agosto de 2020

Card. Poli celebró al Sagrado Corazón y anheló "un diálogo íntimo de corazón a corazón"

  • 19 de junio, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
"El Sagrado Corazón expresa plenamente la humanidad de Cristo entregada a la muerte por nosotros. Ante su imagen, sentimos que nos atrae un diálogo íntimo de corazón a corazón"

El cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, presidió la misa de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, en la mañana del viernes 19 de junio, en la catedral metropolitana de Buenos Aires, acompañado por el rector de la catedral, presbítero Alejandro Russo. 

Al comenzar, el cardenal dijo que “desde la Pascua venimos celebrando solemnidades”, pero que “esta es la gran solemnidad: El corazón de Jesús que nos revela la misericordia divina”. “Desde su creación la historia de Dios con el hombre fue de un amor no correspondido hasta que llegó Cristo”, agregó.

“Dios siempre buscó un diálogo de corazón a corazón con el hombre”, expresó el cardenal mientras repasó el mensaje de Dios a cada uno de los profetas que habló al pueblo. Pero Dios, “cansado de ver a su pueblo como un rebaño abandonado, promete a través del profeta Jeremías: ‘Yo les daré pastores según mi corazón’”. Para renovar su alianza de amor, “Dios prometió cambiarles el corazón a los hombres: ‘Yo les daré otro corazón y pondré dentro de ellos un espíritu nuevo. Arrancaré de ellos el corazón de piedra y les daré un corazón de carne’”, expresó recordando al profeta Ezequiel.

“En esta historia de amor no correspondido, finalmente, Dios envió a su Hijo como huésped y peregrino en medio nuestro, para amar en nosotros lo mismo que amaba en Él”, continuó el cardenal primado. “En este día en que veneramos al Sagrado Corazón, la Iglesia nos invita a recorrer un camino breve pero vital para conocer el corazón de Dios que se nos ha revelado en Jesucristo”. 

De este modo, señaló que “desde la herida del costado, provocada por la lanza del soldado que quiso concretar su muerte, hasta el corazón traspasado de Jesús; y el manantial de sangre y agua que emanaban de su costado atrajo la mirada de la Iglesia, cumpliendo la profecía de Zacarías”.

El cardenal Poli recordó las palabras de San Buenaventura: “El corazón expresa plenamente la humanidad de Cristo entregada a la muerte por nosotros. Ante su imagen, sentimos que nos atrae un diálogo íntimo de corazón a corazón, para dejar lugar al lenguaje del amor, para que se produzca un desigual intercambio, asombroso, en el que el corazón del hombre se va asimilando al suyo”. 

“En el Sagrado Corazón de Jesús podemos reconocer a Dios mismo. Él tiene el corazón inclinado a los pobres y eso habla de su misericordia a los pequeños, a los que el Padre ha querido revelar los misterios del Reino”, sostuvo más adelante y completó: “En su corazón divino y humano se leen los sufrimientos que por nosotros y por nuestra salvación padeció el corazón del Hijo de Dios”. 

Finalmente, invitó a la comunidad “a mirar al Sagrado Corazón, el corazón traspasado. Que nuestro corazón se agite ante esa mirada y confiados en su misericordia, que nuestros labios sinceramente le pidan: ‘Haz que nuestro corazón se parezca cada vez más al tuyo’. Sagrado corazón de Jesús, en vos confío”.+