Lunes 17 de junio de 2024

Cardenal Parolin: no hay paz sin diálogo

  • 11 de mayo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Secretario de Estado abrió la "Mesa por la paz" en el marco del II Encuentro de Fraternidad Humana, que reunió en el Vaticano a una treintena de premios Nobel para debatir sobre el tema.
Doná a AICA.org

El Secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Pietro Parolin, inauguró en Roma los trabajos de la "Mesa por la Paz", con la participación de una treintena de Premios Nobel: entre ellos, Rigoberta Menchù Tum de Guatemala, Dmitrij Muratov de Rusia y Tawakkol Karman de Yemen, como así también con la presencia de figuras como Machel Mandela, viuda de Nelson Mandela, y el administrador de la NASA, Bill Nelson.

"Si bien reafirmo el derecho inalienable a la autodefensa, la guerra es siempre un fracaso de la humanidad en su conjunto y no sólo de las partes directamente involucradas". Todas las guerras están en contradicción con la dignidad humana y "no están destinadas, por su naturaleza, a resolver los problemas, sino a exacerbarlos", con estas consideraciones, el cardenal Parolin inauguró el Segundo Encuentro Mundial sobre la Fraternidad Humana, organizado por la Fundación Fratelli Tutti, que se realizó los días 10 y 11 de mayo. 

El Encuentro constó de doce mesas temáticas abiertas al público y algunas retransmitidas en directo, con la participación de científicos, economistas, médicos, directivos, deportistas y ciudadanos de a pie, que se unieron para buscar alternativas a la guerra y la pobreza inspiradas en el principio de fraternidad.

La guerra atenta contra la dignidad humana
"Dios creó a los hombres para vivir en paz y proteger la Creación, no para destruirla."La guerra, subraya el cardenal Parolin, al atacar la dignidad humana y posicionarse en forma diametralmente opuesta a la Creación, no sólo ataca la dignidad de los demás, sino también la propia".

Según el Secretario de Estado, hoy es necesario cuestionar el concepto mismo de "guerra justa", ya que "se originó en una era en la que los conflictos tenían un alcance relativamente limitado. En la era contemporánea, con la llegada de las armas nucleares y de destrucción masiva, esa teoría se presenta como muy problemática."

Que prevalezca la diplomacia sobre las armas
En su discurso de bienvenida, el cardenal se refirió a la bula de Invocación del Jubileo, promulgada ayer por el Papa Francisco, y subrayó cómo sin diálogo no sólo no se construye la paz, sino que se desencadena la guerra, sustituyendo la voz de la diplomacia por la de las armas.

A continuación, el cardenal mencionó los tres ámbitos de compromiso identificados por el Papa: abordar las causas de las injusticias, rectificar las deudas inequitativas e insuperables, y satisfacer a los hambrientos.

La pobreza, una gran injusticia en el mundo actual
"La liberación de la injusticia promueve la libertad y la dignidad humana", y es fundamental, según el cardenal, proteger "la justicia social, especialmente en el contexto actual, donde el valor de la persona está seriamente amenazado por la tendencia generalizada a depender exclusivamente de los criterios de utilidad y posesión."

La ausencia de justicia social, subraya el cardenal Parolin, es la premisa de la pobreza, "una de las mayores injusticias del mundo contemporáneo", donde "los que poseen mucho son relativamente pocos y los que no poseen casi nada son muchos".

Esto conduce a una "falta de educación, que a menudo conduce a la adhesión al extremismo y al fundamentalismo".

Deuda y fraternidad
Además de la pobreza de las personas, el Secretario de Estado vaticano mencionó la de los países que "no pueden seguir el ritmo de la deuda externa".

"Reafirmando el principio de que la deuda contraída debe ser honrada", según Parolin, es necesario "no comprometer el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia y al progreso", redescubriendo la fraternidad entre las naciones.+