Viernes 12 de abril de 2024

Cardenal Sako: 'Todo Medio Oriente está en llamas'

  • 17 de enero, 2024
  • Bagdad (Irak) (AICA)
El patriarca caldeo consideró "imprudente e irresponsable" el ataque de misiles iraníes contra Erbil y lamentó que el camino "del diálogo y la diplomacia" esté sofocado por el ruido de las armas.
Doná a AICA.org

Un ataque "imprudente e irresponsable" que golpea a un país, Iraq, "dividido" y que mira al futuro con incertidumbre, mientras la gente está "cansada y decepcionada", manifestó el patriarca de Bagdad de los Caldeos, cardenal Louis Raphael Sako, al comentar la operación militar iraní con misiles y drones en el norte, en la región autónoma del Kurdistán, que causó varias víctimas, entre ellas un importante miembro de la comunidad cristiana. 

En declaraciones a la agencia AsiaNews, el cardenal Sako explicó que se trata de una violencia "que se produce desde hace tiempo, que no tiene sentido y que no conduce a otro resultado que el de alimentar una situación de tensión". “No cambian la realidad, pero la complican" y el camino "del diálogo y de la diplomacia", ahora sofocado por el "ruido ensordecedor de las armas", se vuelve cada vez más frágil. 

“Cada guerra -advirtió- implica una tragedia humana espantosa y la responsabilidad recae en los países líderes. Todos los líderes deben superar la cadena de divisiones, venganzas, violencia, conflictos y guerras". 

En el ataque lanzado por la República Islámica en la frontera iraquí, en una zona de mayoría kurda, también se registró la muerte de un cristiano: se trataba de Mikhail Sridar, miembro de una familia “muy respetada" originaria de Mosul, donde se había establecido hace ya varios años, creando negocios desde Londres hasta los Emiratos Árabes Unidos. 

"Cristianos y musulmanes -subrayó el patriarca caldeo- no queremos hacer distinciones: aquí hombres y mujeres, hermanos y hermanas que pierden la vida, son golpeados sin motivo alguno”. "No sabemos qué tenían en mente los que atacaron -continuó- pero lo que queda en el suelo son los muertos".

Estallidos de tensión que se suman a las repetidas incursiones de Turquía en el Kurdistán iraquí desde hace tiempo y que preocupan al propio Papa Francisco, que hoy, en la audiencia del miércoles, expresó "cercanía y solidaridad con las víctimas civiles" en Erbil y pidió que “eviten cualquier paso que aumente la tensión en Medio Oriente y otros escenarios de guerra". 

Palabras de paz y de sentido común, pero que corren el riesgo de perderse en el estruendo de las bombas y los misiles que, de Gaza al Líbano, de Siria al Yemen, están haciendo de la región un territorio cada vez más precario e inseguro. Estos frentes, dijo el cardenal Sako “pueden ampliar la guerra y es terrible”. 

“Los ataques ocurren casi todos los días, mientras que la política internacional carece de seriedad y no logra encontrar soluciones. Observan desde fuera -lamentó- pero son incapaces de implementar acciones claras y contundentes para resolver estos problemas en Medio Oriente, como está sucediendo con el conflicto entre Rusia y Ucrania. Y esto podría legitimar otros ataques de naciones más fuertes contra entidades más pequeñas". 

“Incluso los Estados Unidos habla de democracia, pero ¿dónde se encuentra esta democracia? Cada país persigue sus propios intereses, ciertamente no los derechos humanos", advirtió el purpurado.

"E incluso el papel de los sabios del mundo, de los líderes religiosos -concluyó el patriarca- se compone ahora "sólo de discursos" contra las guerras, pero carece de acciones concretas "para respetar la vida y los derechos de los demás", mientras que estamos ante "el riesgo de una guerra con connotaciones incluso religiosas entre judíos y musulmanes, con la implicación de los cristianos orientales", advirtió el patriarca caldeo.+