Viernes 30 de octubre de 2020

Carta de la Mesa Interreligiosa del Chaco con motivo del Día de la Independencia

  • 8 de julio, 2020
  • Resistencia (Chaco) (AICA)
La Mesa Interreligiosa provincial del Chaco envió una carta a la comunidad en un nuevo aniversario de la independencia Argentina. 

En el marco de un nuevo aniversario de la independencia argentina, la Mesa Interreligiosa provincial del Chaco envió una carta a los ciudadanos.

“Queremos hacer llegar nuestros augurios y buenos deseos a la ciudadanía del Chaco y del país. En este contexto de pandemia que sabemos produce un gran sufrimiento a tantos hermanos y ciudadanos de la Patria, les enviamos nuestro abrazo fraterno y solidario lleno de sentimientos de esperanza, de unidad y de paz”, expresan al comenzar.

“Creemos que es posible una Argentina en paz, reconciliada y unida, una Argentina para todos. Creemos en una Patria sin excluidos, una Argentina plural, sin antagonismo ideológicos, raciales, políticos y religiosos; porque creemos en esa república que consagra en su constitución a Dios como fuente y razón de toda justicia”.

Y recordaron: “En este marco fundacional todos estamos comprometidos a construir un país justo, fraterno, solidario y unido, porque esos fueron los valores que nos legaron los fundadores de esta República Argentina, libre, digna y soberana”.

Texto completo de la carta

En el marco de un nuevo aniversario de nuestra independencia como nación, como Mesa Inter Religiosa Provincial, queremos hacer llegar nuestros augurios y buenos deseos a toda la ciudadanía del Chaco y del país. En este contexto de pandemia que sabemos produce un gran sufrimiento a tantos hermanos y ciudadanos de la Patria, les enviamos nuestro abrazo fraterno y solidario lleno de sentimientos de esperanza de unidad y de paz.

No dudamos que cada ciudadano de la Patria está librando una batalla desde su propio lugar contra este enemigo común que nos exige, para poder derrotarlo, magnanimidad y un profundo sentido de unidad. Unidad que pueda superar nuestros más hondos conflictos y nuestras más grandes diferencias, si queremos salir airosos de este mal que nos afecta a todos. 

Somos una provincia y una nación joven, aún en proceso de construcción de la propia identidad nacional y provincial, pero no por eso menos digna y menos grande. En los albores de nuestro nacimiento como nación, los gritos libertarios nacieron justamente fruto de esa conciencia de nuestra dignidad como pueblo. Esta conciencia estaba arraigada en valores que hundían sus raíces en las creencias y tradiciones de nuestros ancestros indígena y europeo.  

Nacimos como un pueblo creyente y esta nación libre e independiente se gestó desde estos valores que nunca debemos olvidar y a los que tampoco podemos renunciar. Nacimos desde el alma de próceres con hondo sentido espiritual y fuimos gestados como Patria en una pequeña provincia del norte y en el seno de una humilde casa de familia. 

Es legítimo pensar entonces que los que fundaron la Patria en ese contexto y desde esos valores pensaron en el ideal de vivir la argentina como una gran familia, donde la fraternidad, la solidaridad, el bien común, la fe y el sentido de trascendencia, fueron los pilares fundamentales de aquel proyecto de patria de 1816.

Creemos como hombres y mujeres de fe que ese proyecto se encuentra ante una oportunidad histórica de recuperación de aquellos nobles ideales que inspiraron a los padres de nuestra Patria. Creemos que es posible una Argentina en paz, reconciliada y unida, una argentina para todos. Creemos en una Patria sin excluidos, una Argentina plural, sin antagonismo ideológicos, raciales, políticos y religiosos; porque creemos en esa república que consagra en su constitución a Dios como fuente y razón de toda justicia.

Este principio normativo declarado en nuestra constitución nos anima a recordar a todos los ciudadanos de la Patria que desde ese marco fundacional todos estamos comprometidos a construir un país justo, fraterno, solidario y unido, porque esos fueron los valores que nos legaron los fundadores de esta República Argentina, libre, digna y soberana. Una nueva Argentina está en ciernes, en la que alborea el sueño de nuestros próceres: la Argentina, familia y casa común, donde habrá pan, paz, progreso y justicia para todos. 

¡Que viva la patria!+