Martes 28 de mayo de 2024

Chile: los obispos llaman a la esperanza en medio de los desafíos del país

  • 20 de abril, 2024
  • Santiago (Chile) (AICA)
Mensaje de la Conferencia Episcopal Chilena en la clausura de su 129ª Asamblea Plenaria, celebrada del 15 al 19 de abril en la casa de retiro de Lo Cañas, de Santiago.
Doná a AICA.org

Los obispos de la Conferencia Episcopal Chilena (CECh), reunidos en su 129° Asamblea Plenaria, celebrada entre el 15 y el 19 de abril en la casa de retiro de Lo Cañas en Santiago, dieron a conocer un mensaje en el que llaman a la comunidad eclesial y a todas las personas de buena voluntad del país a vivir la alegría de la Resurrección con esperanza, solidaridad y respeto.

Este mensaje viene a sintetizar lo vivido por los obispos durante estos días, durante los cuales pudieron reflexionar acerca de la realidad nacional. Un momento destacado, en ese aspecto, fue el diálogo sostenido con el subsecretario del Interior del Gobierno de Chile, Manuel Monsalve, con quien pudieron conversar sobre diversos temas contingentes, informó la oficina decomunicaciones de la CECh.

En su mensaje, los prelados chilenos invitan a seguir viviendo la sinodalidad, a orar por las vocaciones sacerdotales, a generar espacios de sana convivencia ante la inseguridad, a respetar a los migrantes sin discriminaciones, a la búsqueda de acuerdos políticos que eviten una mayor polarización en el país, y expresan su preocupación por los casos de corrupción en instancias públicas y privadas.

Una asamblea destinada a mirar la realidad social y eclesial del país
Durante la presentación del documento episcopal, los obispos señalaron que, en esos días de encuentro, han orado y mirado “la realidad social y eclesial de nuestra patria”, expresando en primer término su profunda conmoción por las consecuencias de los devastadores incendios en la región de Valparaíso. Frente a ello, agradecen a Caritas Chile por su eficaz ayuda a los damnificados.

Sinodalidad y oración por las vocaciones sacerdotales
Otro punto de reflexión se refirió al avance del Sínodo de la Sinodalidad convocado por el Papa Francisco, a partir de lo cual animan a todas las comunidades a participar activamente en ese proceso de discernimiento, animándolas a vivir el Año de la Oración en preparación del Jubileo, que llama a ser “Peregrinos de la esperanza” en el mundo actual.

También dedicaron un espacio para dialogar sobre la escasez de sacerdotes, y han hecho un llamado a intensificar la oración por las vocaciones sacerdotales, especialmente en este Domingo del Buen Pastor.

Ante los problemas sociales y de inseguridad, hacen también un llamado a generar espacios sana convivencia

Y, ante las múltiples problemáticas y desafíos que enfrenta Chile, los obispos reiteran su llamado a la esperanza en Jesucristo y su Evangelio.

Los pastores reiteran su preocupación por la violencia y el crimen organizado, constatando que: “El grave problema de la inseguridad a que se ha visto enfrentada la ciudadanía, que afecta a todos los sectores sociales sin distinción, es un flagelo de consecuencias impredecibles”. Ante ello, hacen un llamado a la sociedad a trabajar juntos, para recuperar una sana y digna convivencia: “Que en nuestros hogares, barrios, comunas y ciudades, se pueda lograr una armónica y más humana relación, donde nadie se sienta excluido, sino valorado y respetado”.

En los hermanos migrantes, la voz de Dios nos interpela
Los obispos también se han referido a la situación de los migrantes, afirmando que son la voz de Dios que nos interpela hoy. Por eso, hacen un llamado a acogerlos y a reconocer en ellos al mismo Cristo, evitando cualquier tipo de discriminación arbitraria y rechazo.

De ahí que reiteran que “la falta de una adecuada política migratoria y las dificultades de coordinación entre las autoridades de los países involucrados han generado sufrimiento, tanto en las comunidades inmigrantes como en las comunidades de acogida, produciéndose también en parte de la población chilena actitudes xenófobas y discriminatorias, que tergiversan la imagen positiva que la mayor parte de los migrantes dejan con su trabajo y su aporte a la sociedad”, y advierten también sobre la rigidez de la actual Ley de Migración y extranjería, que no permite la regularización de quienes, ya estando en el país, quieren legítimamente permanecer en él. 

Polarización política y corrupción
De cara al próximo proceso eleccionario, los obispos convocan a participar con respeto y a buscar acuerdos políticos y sociales que favorezcan el bien común de la nación, pidiendo “no caer en descalificaciones y polarizaciones, que solo nos llevan a dividirnos e impiden construir una patria para todos”.

La CECh, también manifiesta su grave preocupación por los casos de corrupción que afectan al país, llamando a las autoridades a actuar con honestidad y transparencia, recordando el mensaje conjunto realizado en marzo por diversas confesiones religiosas del país: “Es especialmente grave que estos hechos ocurran con los recursos públicos, que pertenecen a todos los chilenos y están destinados a dar solución a los graves problemas sociales que nos aquejan”.

Finalmente, los obispos encomiendan la vida de Chile a la protección de la Santísima Virgen del Carmen, a quien celebrarán próximamente en el santuario nacional de Maipú, con ocasión de los 50 años de su consagración.

Cabe recordar que, durante esta asamblea plenaria, los obispos chilenos eligieron nuevo presidente de la CECh al arzobispo de La Serena, monseñor René Rebolledo Salinas, quien presidirá el Comité Permanente integrado por los obispos Ignacio Ducasse Medina, arzobispo de Antofagasta (vicepresidente); Sergio Pérez de Arce Arriagada, SS.CC., obispo de Chillán (secretario general); junto a Fernando Chomali Garib, arzobispo de Santiago; y Juan I. González Errázuriz, obispo de San Bernardo.+