Sábado 19 de septiembre de 2020

Cien años de historia para cinco comunidades nuevejulienses

  • 4 de agosto, 2020
  • Nueve de Julio (Buenos Aires)
La diócesis de Nueve de Julio celebró el centenario de cinco de sus parroquias. Se trata de las comunidades de Pellegrini, General Villegas, Carlos Tejedor, Los Toldos y América.

La diócesis de Nueve de Julio celebró el centenario de cinco de sus parroquias. Se trata de las comunidades de Pellegrini, General Villegas, Carlos Tejedor, Los Toldos y América. Cada comunidad parroquial celebró su aniversario adecuándose a las condiciones actuales.

Cien años atrás, el actual territorio de la diócesis nuevejuliense pertenecía a la diócesis de La Plata. En 1934 pasó a pertenecer a Mercedes y desde 1957 se conformó la jurisdicción eclesiástica de Nueve de Julio. El entonces obispo platense, monseñor Juan Nepomuceno Terrero, mediante un “auto episcopal” (documento similar a un decreto episcopal) erigió las parroquias de Nuestra Señora del Carmen, en Pellegrini; San Juan Crisóstomo, en Carlos Tejedor; San Bernardo, en América; Nuestra Señora del Carmen, en General Villegas y Nuestra Señora del Pilar, en Los Toldos.

Las comunidades locales se prepararon de distintos modos para la conmemoración, teniendo en cuenta las condiciones ante la pandemia, pero desplegando creatividad para recordar, festejar y proyectarse al futuro. El obispo diocesano, monseñor Ariel Torrado Mosconi, saludó a las comunidades a través de un video en el que subrayó la importancia del recuerdo agradecido, encontrando, en ese mismo aprendizaje de la historia, las enseñanzas para continuar con esperanza la obra evangelizadora, misionera y pastoral de nuestros mayores. 

Al mismo tiempo recordó que el lema diocesano, “Caminar en comunión para anunciar a todos la alegría del Evangelio”, muestra el camino y rumbo de la acción evangelizadora en cada comunidad parroquial. También hizo referencia al reciente documento de la congregación del clero como una ocasión para renovar las parroquias con motivo de este centenario. En efecto, el documento “La conversión pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia”, que recoge experiencias pastorales de Iglesias locales de todo el mundo, del documento de Aparecida y del magisterio papal, se propone un camino concreto y práctico de renovación y nuevo impulso evangelizador para y desde cada parroquia.

El párroco de San Juan Crisóstomo, de Carlos Tejedor, presbítero Germán Loriente, junto con el diácono Rodrigo Álvarez,  fueron animando la preparación con una novena, que incluyó testimonios de varios feligreses para hacer memoria creyente de los cien años de historia parroquial. Para celebrar en los hogares, se repartieron 80 kg de tallarines con tuco y, el día del aniversario se celebró la Eucaristía con el cupo de 40 personas colmado.

En Los Toldos, la parroquia Nuestra Señora del Pilar, que se preparaba desde 2018 para el acontecimiento con reparaciones edilicias, publicó en sus redes sociales una crónica sobre los comienzos de la evangelización y la creación de la parroquia. El día del aniversario, la misa, rosario, y adoración Eucarística, se transmitió por las redes.

En América, el párroco, presbítero Juan Carlos Maturana, celebró la misa de acción gracias con la asistencia de algunos fieles y autoridades. Luego se descubrió una placa recordatoria donada por el municipio local. El intendente municipal, Javier Reynoso, consideró a la parroquia como una de las “instituciones madres, fundacionales” del lugar, valoró la dimensión estética edilicia como “carta de presentación” de la ciudad y, sobre todo, apreció el actual papel de “contención espiritual” en los momentos difíciles por los cuales se pasa a causa de la pandemia.

La historia de las parroquias
Estas parroquias comenzaron como una capilla en los orígenes de la población, luego contaron con un sacerdote residente en calidad de capellanes o vicarios de la parroquia más cercana, con el tiempo se edificaron los actuales edificios -algunos de los cuales ya cumplieron más de cien años- hasta ser declaradas parroquias.

El desarrollo poblacional, social y cultural de una localidad junto al crecimiento de la comunidad católica, motivaron indudablemente la decisión del prelado platense en orden a una mejor atención pastoral de los fieles del lugar. Teniendo en cuenta las circunstancias y límites de  la comunicación de aquella época, así como el desarrollo agropecuario de estas zonas, la autonomía parroquial era un logro y punto de partida a la vez. No consistía en una mera cuestión administrativa sino también pastoral.

Más información en https://diocesis9dejulio.org.ar/+