Lunes 10 de agosto de 2020

Cristianos e hindúes rezaron a la Virgen de Lourdes por las víctimas del coronavirus

  • 13 de febrero, 2020
  • Orissa (India) (AICA)
Más de 200.000 peregrinos, tanto cristianos como hindúes, acudieron de todos los rincones de Orissa, India, para celebrar la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes en el santuario levantado en honor a la Virgen en Dantoling, en la diócesis de Berhampur. Al comenzar la ceremonia, el 11 de febrero pasado, los fieles observaron un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus.

Más de 200.000 peregrinos, tanto cristianos como hindúes, acudieron de todos los rincones de Orissa, India, para celebrar la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes en el santuario levantado en honor a la Virgen en Dantoling, en la diócesis de Berhampur. Al comenzar la ceremonia, el 11 de febrero pasado, los fieles observaron un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus.



La misa de acción de gracias estuvo presidida por monseñor Sarat Chandra Nayak, obispo de Berhampur. En la ceremonia estuvieron presentes unos 60 sacerdotes y 65 religiosas. Durante la homilía, el prelado afirmó: “La única fuente de verdadera felicidad es el Señor. Todas las cosas que recibes en la vida, que te dan felicidad, son porque crees en Dios. Nosotros deseamos realmente a Dios, que es la alegría de la vida”.



El santuario de Nuestra Señora de Lourdes es un lugar de culto muy amado, y no solamente por los católicos, sino también por los hindúes.



El presbítero Sanjeev Kumar Nayak, vicario general de la diócesis, explicó a AsiaNews, “la gran concurrencia de peregrinos es signo de la gran fe en Jesucristo a través de la mediación de su Madre, María”.



En tanto el presbítero Sanjeev Biro, párroco del lugar de culto, agregó: “Estoy muy orgulloso de las personas de todos los credos que sienten un gran respeto y reverencia por la Virgen. Los fieles piden su ayuda y su intercesión todos los días del año”.



Cada año, el santuario mariano atrae a miles de personas de todos los credos, que hallan consuelo en la oración y afirman que han recibido milagros de distintas formas: con sanaciones, tanto de la mente como del espíritu.



El primer asentamiento de Dantoling data de mediados del siglo XIX. Con el correr de los siglos, el territorio fue azotado por varias sequías, que provocaron cuando menos 10 millones de muertos. El pico fue en 1866, al estallar una epidemia de cólera y viruela. Los primeros en responder a la calamidad fueron los misioneros franceses de San Francisco de Sales, que recogían a los niños enfermos, huérfanos y abandonados y los llevaban al orfanato de la misión de Surada.



Con las primeras 250 familias nació la presencia cristiana. El santuario se levantó en el año 1917, como signo de gratitud hacia la Santísima Virgen María, Madre de Dios. Los fieles de todas las religiones impulsaron la obra, para dar gracias a la Virgen por su protección durante los tiempos de la peste y la carestía. +