Lunes 15 de abril de 2024

Domingo de Ramos: reflexiones episcopales para vivir la Semana Santa

  • 25 de marzo, 2024
  • Buenos Aires (AICA)
Los obispos argentinos presidieron el rito de la bendición de ramos de olivo, la procesión y la lectura de la Pasión del Señor y compartieron claves para vivir el tiempo previo a la Pascua.
Doná a AICA.org

Con la bendición y procesión con los ramos, lectura de la Pasión y Eucaristía, se dio comienzo a la Semana Santa este 24 de marzo. Los obispos argentinos presidieron en las catedrales, u otros templos diocesanos, el tradicional rito.

Buenos Aires: En el ramo bendecido sentimos la mano de ternura de Dios
El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Jorge García Cuerva, invitó a “reconocer en Jesús al Hijo de Dios” y a responder “aclamando a nuestro rey, a Jesús que muere en la cruz y entrega su vida por amor a nosotros, a Jesús que va a resucitar y nos va a regalar nueva vida para siempre”.

Al aclamar públicamente “que creemos en un Dios que murió y resucitó por amor a nosotros, estamos reconociendo públicamente que somos discípulos de este Jesús de Nazaret, Hijo de Dios”, explicó. »Texto completo de la homilìa

Nueve de Julio: En Jesús esta toda nuestra esperanza
“El ramo que levantamos para aclamar a Jesús invita a poner toda nuestra confianza en él que llega a nuestra vida tanto en los malos como en los buenos momentos” afirmó el obispo de Nueve de Julio, monseñor Ariel Torrado Mosconi al presidir la celebración del Domingo de Ramos.

“Este ramo que llevaremos a nuestros hogares nos recuerda que nos hemos comprometido a seguir los pasos de Jesús”, recordó, e invitó a redescubrir que en Jesús está la auténtica esperanza que anima, sostiene e impulsa la vida: “Con nuestra cruz caminamos a la resurrección y la vida”.

Mercedes-Luján: Dios siempre ama. En esta Semana Santa, dejémonos amar por Él
Monseñor Jorge Scheinig presidió la Eucaristía en el santuario y basílica Nuestra Señora de Luján, y expresó: “No hay paz, no hay justicia, no hay verdad, no hay perdón, sino hay amor”.

“A través de su pasión, muerte y resurrección, estamos invitados a experimentar y vivir su amor. La Semana Santa es la semana para experimentar su amor”, consideró el arzobispo de Mercedes-Luján, y sugirió que “necesitamos abrirnos al amor de Dios, dejar que Jesús entre en nosotros, que nos transforme”.

“En estos tiempos hay motivos para estar enojados, pero si experimentamos el amor de Dios, nos vamos a animar a perdonar, a ser misericordiosos, a llevar amor. Si experimentamos el Amor enorme de Dios podremos darlo”, añadió.

Corrientes: Seguir a Jesús por el camino que Él nos propone
“El significado principal que tiene la palma o el ramo de olivo es dar testimonio de la fe en Cristo, como el verdadero Mesías, y creer en su victoria pascual”, explicó el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap. “Esa expresión de amor total, hasta la entrega de la propia vida, es el único camino para llevar a feliz término la verdad, la justicia, el perdón y la reconciliación”, añadió.

A su vez, el prelado destacó que “es absolutamente necesario partir de un profundo deseo de amar al enemigo y de querer reconciliarnos con él, para sanar nuestra memoria, reparar el daño causado, y abrirnos a la liberadora experiencia del perdón y la reconciliación”.

San Rafael: La pasión nos tiene que hacer pasar de la admiración al asombro
Monseñor Carlos María Domínguez OAR, obispo de San Rafael, reflexionó sobre la pasión de Jesús y su significado: “Desde el asombro que nos cambia la vida, dejemos que Jesús nos vaya mostrando cuánto nos ha amado, para que esto ya no sea una frase hecha, sino que sea una frase que la vivamos de corazón. Para que también nosotros, ante este signo tan elocuente del amor de Dios, dejemos que el asombro nos cambie la vida y proclamemos también ‘este es el Hijo de Dios’ y también ‘Señor, sos mi Dios’”. »Texto completo de la homlía

Avellaneda-Lanús: La mansedumbre de Jesús es capaz de tocar el corazón
“Marcos ha querido resaltar la humanidad de Jesús, la valentía de su humildad y su confianza en Dios”, resaltó el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Marcelo Margni, quien recordó que “se trata del humilde coraje de seguir los pasos de Jesús, de abrazar su mismo camino de mansedumbre y entrega, de amar hasta el final como Aquel que nos amó hasta el final”.

“No es la posesión, sino el don de sí mismo, la entrega en la libertad y el amor, el que hace la felicidad. Quien está obligado a servir es sólo un esclavo, pero quien elige servir es, en cambio, otro Cristo”, consideró. »Texto completo de la homilía

Mar del Plata: Que los ramitos que llevamos sean signo de paz
El administrador apostólico de Mar del Plata, monseñor Ernesto Giobando SJ, afirmó que “todo lo que acontece en la Pasión acontece también en la historia, y también acontece en nuestros días. Por eso donde hay sufrimiento, dolor, donde hay tanto Getsemaní, estamos invitados a acompañar, a rezar, a estar al lado, a ser como ese cireneo a quien le toca cargar la cruz del Señor”.

A su vez, destacó que “la Pasión y la Semana Santa, si no van unidas a la caridad, pueden quedar solo en un culto externo que no toca nuestro corazón”. “Así como Jesús sufrió, hoy muchos están sufriendo: acerquémonos al Señor acercándonos a los que sufren y démosles una mano en la cruz pesada que les toca”, expresó, y recordó que el gesto de Semana Santa en la diócesis es llevar un alimento no perecedero a la parroquia más cercana.

Quilmes: Comencemos esta Semana Santa con los ojos fijos en Jesús
Desde la parroquia San Juan Bautista, en Florencio Varela, monseñor Carlos Tissera, obispo de Quilmes, se refirió a las celebraciones del Triduo Pascual, “ocasión para que cada uno de nosotros renovemos nuestra vida de fe, contemplando el gran misterio de amor manifestado en Jesús muerto y resucitado. Es el núcleo vital de nuestra fe”.

En ese sentido, invitó a todos los fieles cristianos de la diócesis a participar de las celebraciones que se han organizado en las parroquias y capillas: “Necesitamos todos unirnos como pueblo cristiano a celebrar y expresar la máxima manifestación del amor, una vida entregada para que todo el mundo tenga vida, y vida en abundancia”. »Texto completo de la homilia

Posadas: La liturgia nos invita a subir a Jerusalén para vivir nuestra Pascua
En una carta para el Domingo de Ramos, el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, recordó que, en Jerusalén, “transcurrieron los días y hechos cruciales de nuestra fe”.

“Hoy corremos el riesgo de que el secularismo nos lleve a vaciar de contenido aquello que celebramos”, advirtió, y subrayó la necesidad de participar en todas las celebraciones de Semana Santa: “Esto llenará de sentido nuestras vidas y nos animará a renovarnos como hombres y mujeres ‘pascuales’, para que renovados en la fe podamos ser fermento de transformación social y globalizar la solidaridad”. »Texto completo de la homilía

Lomas de Zamora: Saber que hay otros crucificados que nos necesitan
Con la presencia de la imagen de la Virgen de la Paz, que está recorriendo la diócesis, el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, presidió la misa del Domingo de Ramos en la parroquia Inmaculada Concepción de Monte Grande.

“No podemos ser cristianos del Domingo de Ramos y olvidarnos de servir”, sostuvo el prelado, que se refirió a la esperanza cristiana, “una esperanza que no defrauda, porque Cristo ha muerto, ha resucitado y vive en nuestro corazón”.

San Francisco: Creo en el Dios crucificado
“Al iniciar esta Semana Santa somos invitados a reconocer el rostro de Dios en el Crucificado y a decirle ‘amén’ con nuestra plegaria”, expresó el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva.

“Guardo en la memoria del corazón, Señor, un hecho de mi niñez. Un viernes santo, alguien me indicó que tenía que sumarme a la fila de los que se acercaban a besar tu cruz. De ese gesto de niño nacieron muchas cosas decisivas, las que echan raíces en el corazón y dan sustento a mi propia vida”, añadió. »Texto completo de la reflexión

Concordia: Ojalá que nos dejemos tocar por ese amor que salva
“Los ramos de olivo tienen que recordarnos que sólo viviendo en comunión con Jesucristo recibiremos el regalo de la paz verdadera en nuestras vidas, en nuestros hogares y en nuestra sociedad”, sostuvo el obispo de Concordia, monseñor Gustavo Zurbriggen.

La tentación, advirtió, “es olvidarnos de la pasión de Jesús y vivir una semana como tantas, siendo indiferentes al misterio del amor que vamos a celebrar en este triduo pascual”. Por eso, animó a caminar con Jesús en esta Semana Santa para resucitar con él a una vida de verdaderos Hijos de Dios, “que dan testimonio coherente de nuestra fe cristiana en los ambientes en donde nos movemos y vivimos”.

Obispo Castrense: Una jornada de recogimiento, un día para pedir perdón
El obispo castrense, monseñor Santiago Olivera consideró que “el pecado ha hecho estragos en nuestra Patria, tantos años de enfrentamientos; hoy en nuestro país conmemoramos el 24 de marzo, el día de la memoria por la verdad y la justicia y paradójicamente esta memoria la cortamos. Esta memoria que no es toda, es una parte, por más gravedad que tenga una de ellas queremos negar una parte de nuestra historia de hermanos nuestros que enfrentaron a otros hermanos, secuestrando, poniendo bombas, matando".

"El día de la memoria en nuestra Patria debe ser una jornada de recogimiento, un día para pedir perdón, para mirarnos y para que nunca más dejarnos gobernar por la violencia, el desprecio sobre el otro y por el querer hacer callar al ajeno. Ha hecho estragos el pecado entre nosotros, ha hecho estragos en la humanidad, sin embargo, Dios que nos ama tanto que  envió a su Hijo para salvarnos", destacó.+