Miércoles 25 de noviembre de 2020

EE.UU.: Los obispos rezarán el rosario en todo el país el próximo 7 de octubre

  • 6 de octubre, 2020
  • Washington (Estados Unidos) (AICA)
"Es preciso invocar la intercesión de la Virgen María para un país acosado por múltiples crisis", manifestaron los obispos.

El arzobispo de Los Ángeles y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), monseñor José H. Gómez convocó a todos los obispos del país al “Rosario por América virtual”, el próximo 7 de octubre, fiesta de Nuestra Señora del Rosario, “para invocar la intercesión de María por los Estados Unidos juntos como católicos es imperativo para un país acosado por múltiples crisis”, expresó el prelado.

El Rosario iniciará a las 15, hora del este (12 hora del Pacífico), a través del canal de YouTube de la USCCB.

“Creo que esta es una manera fantástica de fortalecer nuestros lazos como comunidad católica en un momento muy desafiante”, dijo el obispo auxiliar de Boston, monseñor Robert P. Reed, uno de los 11 obispos que rezarán una parte del rosario a través de un video grabado.

Monseñor Reed, -que dirigirá el rezo del quinto misterio glorioso- señaló a la pandemia de Covid-19, los incidentes recientes de violencia al interior de las ciudades y las elecciones del 3 de noviembre, como realidades que deben entregarse al cuidado de María, según informó el servicio informativo Catholic News Service

“Enfrentar esos desafíos y las divisiones que estamos experimentando recurriendo a la Madre de Dios, y hacerlo juntos como una comunidad católica nacional en la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, es lo mejor que se puede hacer en este momento”, manifestó el obispo.

Por su parte, el obispo hispano de Brownsville, (Texas), monseñor Daniel E. Flores, que recitará en español la decena correspondiente al tercer misterio glorioso, contó que “desde que respondí 'sí' a la invitación del arzobispo Gómez, estuve pensando en la necesidad de que los católicos invoquen ese Espíritu como guía sobre las decisiones a menudo difíciles que se tomarán en la cabina de votación en noviembre”.

“Las elecciones pueden volverse muy polémicas, pero creo que, como católicos, tenemos que tratar de mantener nuestro enfoque en nuestra unidad, nuestro discernimiento y orar por el bien común de todos”, dijo el obispo Flores.

La diócesis de Brownsville fue particularmente afectada por la pandemia que ya es una de las regiones más pobres de los Estados Unidos y un importante punto de llegada para los migrantes centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia.

Monseñor Flores, que celebró numerosas misas fúnebres por las víctimas del coronavirus, dijo que María ofrece un ejemplo de la “ternura” que el Evangelio llama a los cristianos a mostrar ante tanto “dolor” provocado por la pandemia. 

“Cristo es aquel cuyos brazos abrazan al mundo entero, especialmente a los que sufren, y como madre de nuestro Salvador, nos muestra cómo podemos unirnos a eso, que es el espíritu de no dar la espalda al sufrimiento del otro”, dijo el obispo.

Otro prelado invitado a participar del “Rosario por América”, el obispo de Des Moines (Iowa), monseñor William M. Joensen, estuvo de acuerdo en que la iniciativa de oración es necesaria en un momento de tantas “fuentes de tensión”, incluidas las políticas.

“Creo que todos sabemos que el discurso civil en este momento no siempre muestra el tipo de cortesía y aprecio entre nosotros y las personas con las que no estamos de acuerdo”, dijo el obispo de Des Moines.

"Así que creo que nuestra fe nos llama a trascender algunas de esas diferencias y, en última instancia, a tener una visión de cómo podemos ser una comunidad de manera que se respete la diversidad, pero al mismo tiempo también honramos la dignidad individual de los demás".

El obispo Joensen dijo estar "muy feliz de participar en el papel muy modesto", que el arzobispo Gómez le pidió que desempeñara: liderar el primer padrenuestro del rosario, por las intenciones del papa Francisco. También aprecia el intento de la iniciativa de representar diferentes partes del país.

“Creo que cada región tiene su propia cruz particular que están llevando en este momento, y estamos buscando señales de esperanza”, dijo el prelado, citando los recientes incendios en la costa oeste y las condiciones de sequía en partes del medio oeste como ejemplos. “Este podría ser un momento en el que reflejemos la luz de Dios y la presencia permanente unos a otros”.+