Viernes 27 de noviembre de 2020

El obispo de San Luis presidió las fiestas de Renca y la Quebrada

  • 6 de mayo, 2020
  • San Luis (AICA)
El obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, presidió el 3 de mayo las fiestas del Divino Señor de Renca, en la localidad homónima, y del Santo Cristo de la Quebrada

El obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, presidió el 3 de mayo las celebraciones del Divino Señor de Renca, en la localidad homónima, y del Santo Cristo de la Quebrada, en el santuario de la villa del mismo nombre.



El prelado estuvo por la mañana en Renca, donde presidió la misa que concelebró el presbítero Fabio Kunz, párroco del lugar. Participó la intendenta local Romina Peralta.



Por la tarde, monseñor Martínez se trasladó a Villa de la Quebrada, donde presidió la celebración eucarística que concelebró el presbítero Cristian Córdoba. Asistieron la intendenta local Rosa Calderón, y algunas religiosas.

 















Las dos fiestas religiosas fueron transmitidas en directo por Canal 13 San Luis y Agencia de Noticias San Luis. Las páginas oficiales del obispado de San Luis muestran que más de 60.000 personas vieron las misas de Renca y Villa de la Quebrada, sin contar otras páginas ni tampoco las personas que siguieron la transmisión por la televisión y por la radio.



En sus homilías, monseñor Martínez Perea se refirió a la fiesta del Domingo del Buen Pastor, y destacó: “El Divino Señor de Renca es el Buen Pastor, es Jesucristo que muere en la cruz”.



Al hablar del Santo Cristo de la Quebrada, el prelado expresó: “Señor aquí estoy, yo quiero ser bueno, perdona mis faltas. Porque como Buen Pastor, nos amó tanto, que dio la vida por nosotros en la cruz. Por eso unamos nuestro sacrificio al sacrificio de Cristo en la cruz. Cada uno de nosotros tiene una lágrima, un gemido del corazón, un dolor, y este gran dolor de la humanidad, unamos a los pies de Cristo”.



“Es un dolor en la esperanza, porque Cristo resucitó y por eso hay que levantarse. Que este tiempo de cuarentena a los pies de Cristo nos haga estar de pie con dignidad, que llevemos con dignidad estos momentos difíciles. San Luis tiene esa costumbre, vivamos con esa dignidad”, agregó.



El obispo sanluiseño pidió que en este tiempo de cuarentena se dedique un momento a seguir a Jesús, Buen Pastor. “Hoy nos dice: levántate y camina hacia la patria eterna. Jesús nos ama. Pero Jesús nos ha dicho que el que me ama, cumple sus palabras, cumplamos sus palabras. El que me ama, yo lo amaré como el Padre me amó y vendremos a él y él me amará”, reflexionó.



Asimismo, pidió que el Divino Señor de Renca y el Señor de la Quebrada como Buen Pastor, carguen a cada uno de su dolor. Y recordó que: “esa imagen que se encuentra en una de las catacumbas de Roma, una de las primeras imágenes de Cristo Buen Pastor, es un pastor de pie, con una oveja puesta en sus hombros. Que cada uno en su dolor pueda decirle: Señor, llévame en tus hombros, que no puedo solo”.



Más adelante, el prelado se refirió al Seminario Diocesano San Miguel Arcángel en este domingo del Buen Pastor, y también a la jornada mundial de oración pidiendo por las vocaciones sacerdotales.



Al finalizar las misas tanto en Villa de la Quebrada como en Renca, monseñor Martínez dio la bendición desde la puerta del santuario a los cuatro puntos cardinales a los fieles de San Luis y de otros lugares, para recordarles que Cristo Crucificado no los olvida.+