Martes 25 de junio de 2024

Francisco animó a los sacerdotes a 'correr riesgos'

  • 18 de mayo, 2024
  • Verona (Italia) (AICA)
Francisco abre su visita pastoral a Verona, en el norte de Italia, con un encuentro con diáconos, sacerdotes y consagrados a los que instó a emprender con valentía su misión.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco viajó este sábado 18 de mayo -víspera de Pentecostés- a la ciudad de Verona, para realizar una visita pastoral de un día, reuniéndose en primer lugar con los diáconos, sacerdotes y hombres y mujeres consagrados de la ciudad del norte de Italia. 

El pontífice fue recibido por el obispo monseñor Domenico Pompili y por las autoridades locales, entre ellas el alcalde Damiano Tommasi. Tommasi es un exfutbolista profesional y también apoya el deporte para asociaciones católicas, incluido el Vaticano.

Mientras se reunían en lo que el Papa describió como una de las basílicas románicas más bellas de Italia, la basílica de San Zenón, el Santo Padre dijo que la arquitectura le recordaba a un barco, y que juntos eran parte del barco del Señor “navegando por los mares de la historia para difundir la alegría del Evangelio”.

Con esta imagen en mente, Francisco ofreció dos reflexiones sobre la vida religiosa.

Acogiendo con beneplácito la llamada
"En primer lugar -comenzó el Papa- debemos acoger la llamada que hemos recibido".

Recordó a Jesús al comienzo de su ministerio en Galilea, mientras “camina por la orilla del lago y fija su mirada en una barca y en dos parejas de hermanos pescadores... Se acerca y los llama a seguirlo”.

El Papa invitó a los presentes a no olvidar nunca esta imagen, que muestra que en el corazón de la vida cristiana está el encuentro con el Señor, que se produce "independientemente de los méritos o esfuerzos personales". De la misma manera, continuó, “en el origen de la vida consagrada” está la llamada del Señor.

El pontífice pidió a todos los reunidos que traten de “nunca perder la maravilla de la vocación”. Se alimenta de la memoria del don recibido por gracia, una memoria que debemos mantener siempre viva en nosotros". "Este es el primer fundamento de nuestra consagración y de nuestro ministerio", subrayó.

La misión
El Santo Padre abordó luego su segundo punto de reflexión: la misión. Enfatizó la necesidad de audacia al emprender la misión y miró, una vez más, a la imagen de Jesús cuando se encontró con sus discípulos en el mar de Galilea.

"La audacia es un don que esta Iglesia conoce bien", afirmó. "Si hay una característica de los sacerdotes y religiosos de Verona es precisamente la de ser emprendedores, creativos y capaces de encarnar la profecía del Evangelio".

El legado de Verona
El Sucesor de Pedro continuó celebrando el legado histórico de Verona de contribuciones sociales impulsadas por la fe.

Describió el legado como formado por numerosos "testigos de fe que han sabido unir el anuncio de la Palabra con un servicio generoso y compasivo a los necesitados".

Mencionó en particular "la 'creatividad social' que llevó a la creación de escuelas de formación, hospitales, residencias, centros de acogida y lugares de espiritualidad".

Reflexionando sobre las enseñanzas de San Zenón, el Papa recordó a los reunidos en su basílica los peligros de normalizar la codicia y la importancia de la caridad activa. Señaló que “han heredado de su historia la audacia de una fe en la caridad activa”. Por ello, reiteró las palabras de San Pablo y pidió a la congregación que se unieran a él: “No se cansen de hacer el bien”.

"No se dejen llevar por el desánimo", continuó Francisco, añadiendo "sean audaces en la misión, sepan ser hoy una Iglesia que se acerca, que cura las heridas, que es testigo de la misericordia de Dios".

A los sacerdotes
En este sentido, el Santo Padre se dirigió a los sacerdotes de la congregación y, dirigiéndose a ellos como ministros del sacramento de la penitencia, les pidió: "por favor, perdonen todo, perdonen todo". Pidió que no escudriñen a las personas que se confiesan. "Si no son capaces en ese momento de comprender, adelante: el Señor ha comprendido. Pero, por favor, no torturen a los penitentes".

Centrándose unos momentos más en la importancia del asunto, el Papa explicó que "la Iglesia necesita el perdón y ustedes son los instrumentos para perdonar". 

Una ciudad de amor
Al finalizar su discurso, el Papa Francisco animó a Verona y a todos los presentes a ser ciudad de amor y a sembrarlo inspirados en el Evangelio.

Mencionando al “genio de Shakespeare”, que se inspiró en la belleza de la ciudad para contar la historia del tormento de Romeo y Julieta, “nosotros los cristianos, inspirados por el Evangelio, trabajemos para sembrar un amor más fuerte que el odio. y la muerte”, dijo el Papa.

“Sueñen así con Verona, como ciudad del amor”, concluyó el Papa, “y que el amor de Dios los acompañe y bendiga”.

Después del encuentro con sacerdotes y religiosos en la basílica de San Zenón, Francisco se reunió con más de 5.000 niños y jóvenes en el patio y pronunció un breve discurso. Posteriormente está previsto un acto de debate titulado “Arena de la Paz”, así como una visita a la prisión de la ciudad y la celebración de la misa en el estadio de fútbol de Verona.

San Zenón es el patrón de la ciudad. Los restos del ex obispo de Verona (aprox. 360-380) se conservan en la basílica del mismo nombre en el casco histórico. La antigua iglesia abacial de San Zeno Maggiore es uno de los lugares de culto más importantes de Verona.

La visita a Verona es el segundo viaje del Papa este año. Francisco quiere visitar la ciudad portuaria de Trieste en julio. Antes está prevista la participación en la cumbre del G7 en Apulia. Un viaje al Sudeste Asiático en septiembre es, hasta ahora, la única estancia oficialmente confirmada del Papa en el extranjero.+