Viernes 23 de febrero de 2024

El Papa Francisco animó a persistir en la búsqueda de la paz

  • 12 de septiembre, 2023
  • Berlin (Alemania) (AICA)
No perder la esperanza y perseverar en la oración para combatir la guerra y los conflictos, es el núcleo del mensaje del pontífice enviado al encuentro internacional de la Comunidad de San Egidio.
Doná a AICA.org

"No podemos resignarnos a las tragedias y a la guerra que nos rodean, sino que debemos creer que hay esperanza a través de la audacia de la paz": el Papa Francisco expresó este aliento en el mensaje que envió al Encuentro Internacional promovido por la Comunidad de San Egidio en el “Espíritu de Asís”. La reunión se centra en el tema “La audacia de la paz”, y sus participantes están reunidos en Berlín, Alemania, del 10 al 12 de septiembre de 2023.

El pontífice participó con frecuencia en el encuentro, especialmente en los últimos años, ya que se había venido celebrando en el Coliseo de Roma o en el Campidoglio, con un formato modificado debido a la pandemia. En el mismo sentido, el Santo Padre ha colaborado con la Comunidad de San Egidio en numerosas iniciativas, tanto en Roma como en el extranjero, desde el inicio de su pontificado.

El Santo Padre recordó, por lo tanto, el encuentro entre líderes cristianos, líderes de las diversas religiones del mundo y autoridades civiles, que tiene lugar este año en la capital alemana, cerca de la Puerta de Brandeburgo, y que "continúa fielmente la peregrinación de oración y diálogo iniciada por san Juan Pablo II en Asís", en 1986.

El Papa calificó el lugar del encuentro como particularmente evocador, ya que se trata precisamente del lugar donde se derrumbó el muro que separaba las dos Alemanias y dividía los dos mundos de Europa occidental y oriental. 

“La caída del muro, observó el Papa, abrió nuevos horizontes, como la libertad de los pueblos, la reunificación de las familias y la esperanza de una nueva paz mundial después de la Guerra Fría”.

Sin embargo, lamentó que a lo largo de los años la promesa de tal futuro no se haya construido sobre esa esperanza común, sino sobre "intereses especiales" y "desconfianza mutua". 

La guerra hace estragos
Hoy, observó el Papa, la guerra todavía asola demasiadas partes del mundo. "Estoy pensando en varias zonas de África y de Oriente Medio, pero también en muchas otras regiones del planeta, incluida Europa, que sufre una guerra en Ucrania", dijo el Papa, calificando a este como "un conflicto terrible sin fin a la vista en el futuro", que "ha causado muerte, heridas, dolor, exilio y destrucción".

Francisco recordó haber estado en el encuentro de la Comunidad del año pasado en el icónico Coliseo de Roma, para orar por la paz, reconociendo que "escuchamos el grito de una paz que ha sido mancillada y pisoteada".

"No podemos resignarnos a este escenario", dijo el Papa, e insistió: "Se necesita algo más. Necesitamos la 'audacia de la paz', que está en el centro de su encuentro", a lo que agregó: “No basta el realismo, no bastan las consideraciones políticas, no bastan los enfoques estratégicos aplicados hasta ahora. Se necesita más, porque la guerra continúa", argumentó, apelando a esa "audacia de la paz".

Audacia de la paz
La audacia de la paz, explicó, es "la profecía que se requiere de quienes tienen en sus manos el destino de los países en guerra, de la comunidad internacional, de todos nosotros". Esta audacia, continuó el Santo Padre, "desafía de manera particular a los creyentes a transformarla en oración, a invocar desde el cielo lo que parece imposible en la tierra".

“La audacia de la paz interpela de manera particular a los creyentes a transformarla en oración, a invocar desde el cielo lo que parece imposible en la tierra”.

La oración insistente, dijo, es el primer tipo de audacia que se requiere. "En el Evangelio -subrayó- Cristo señala la 'necesidad de orar siempre y no desanimarse', diciendo: 'Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y la puerta se abrirá'". 

El Papa hizo un llamado a convertirnos en "mendigos de la paz", junto con todos los hermanos y hermanas de otras religiones, y con todos aquellos "que no se resignan a la inevitabilidad del conflicto".

Orar sin desanimarnos
El Papa Francisco dijo a los participantes del encuentro que se une a ellos en la oración por el fin de la guerra, y les agradeció desde el fondo de su corazón todo lo que hacen. "Es realmente necesario seguir adelante para superar el muro de lo imposible, construido sobre razonamientos aparentemente irrefutables que surgen del recuerdo de tantos dolores y de tantas heridas sufridas en el pasado", afirmó.

Reconoció que esto es difícil, pero no imposible: "No es imposible para los creyentes, que viven la audacia de una oración esperanzada", afirmó, "pero tampoco debe serlo para los políticos, dirigentes o diplomáticos", añadió, invitando a "seguir orando por la paz" sin desanimarnos, para llamar con espíritu humilde e insistente a la puerta siempre abierta del corazón de Dios y a las puertas de la humanidad".

El sucesor de Pedro concluyó exhortando: "Pidamos que se abran caminos hacia la paz, especialmente para la amada y devastada Ucrania, y confiemos en que el Señor escucha siempre el llanto angustiado de sus hijos”.+