Martes 25 de junio de 2024

El patriarca Pizzaballa celebró Pentecostés en la parroquia de Gaza

  • 20 de mayo, 2024
  • Franja de Gaza (Palestina) (AICA)
"El deseo de reconstruir es más fuerte que la destrucción de la guerra", manifestó el sacerdote Gabriel Romanelli IVE, párroco de la Sagrada Familia en Gaza, tras la celebración eucarística.
Doná a AICA.org

"Nunca escuché de ustedes una palabra de ira, esta es la señal de su fuerza. Ni una sola casa está 'intacta', pero hay que mirar al futuro", dijo a los cristianos de Gaza, el Patriarca Latino de Jerusalén, cardenal Pierbattista Pizzaballa en la homilía de la misa de Pentecostés celebrada este domingo 19 de mayo en la parroquia Sagrada Familia de Gaza.

El cardenal concluyó la visita de tres días, inesperada pero largamente ansiada por él y por los fieles de la Sagrada Familia, a la Franja desgarrada por el conflicto que lanzó Israel contra Hamás en respuesta al ataque del 7 de octubre y que provocó una profunda devastación y decenas de víctimas entre los católicos, informó AsiaNews.

“Vine -continuó el patriarca- para dar testimonio, ante todo, de mi amor personal y también del amor de toda la Iglesia, unido a nuestro fuerte compromiso de sostenerlos y ayudarlos en todo lo posible”. 

“Ustedes están aislados -añadió- pero no están solos. Que el Espíritu Santo descienda sobre todos nosotros. Que descienda especialmente sobre nuestros dos jóvenes que recibirán la Confirmación. Que descienda sobre todos nosotros y nos dé la fuerza para vivir en estas circunstancias especiales, no sólo para quedarnos y resistir, sino para ser el futuro de nuestros hijos aquí en Gaza”.

"Realmente aprecio mucho la forma en que me recibieron y la actitud que ustedes tienen" y, a pesar del "cansancio por esta situación" los exhortó a no mirar sólo el pasado sino hacerlo hacia el futuro. 

La ciudad se encuentra muy afectada y son evidentes las señales del conflicto, prácticamente no se ve ningún edificio que no haya sido alcanzado, que se haya salvado de las bombas.

"El futuro, concluyó el purpurado, es el de las casas, el de las escuelas, sobre todo de las escuelas para los niños”. Educación y trabajo, comenzando por uno de los bienes primarios y alimento básico de la vida cotidiana: el pan. Durante los días que pasó en la Franja el cardenal Pizzaballa visitó y bendijo la panadería "De las familias", gravemente dañada por los bombardeos y que volvió a abrir recientemente gracias al apoyo y la contribución del Patriarcado Latino. Fue fundada en 1984 por Bishara Shehadeh y ofrece trabajo a cristianos y musulmanes.

La visita del cardenal también permitió el regreso del párroco de la Sagrada Familia, el sacerdote argentino Gabriel Romanelli, sacerdote del Verbo Encarnado, quien se encontraba en Belén en los días en que comenzó la guerra y nunca pudo regresar. 

El sacerdote ofreció a AsiaNews  un breve testimonio sobre la situación de la comunidad y sus esperanzas para el futuro. 

“Las personas, afirmó Romanelli, están serenas; aunque es fuerte la sensación de cansancio y de agotamiento, es igualmente cierto que muchos quieren reanudar la vida, reconstruir, y otros piensan en empezar una nueva vida en otra parte, aunque con mucho dolor".

Romanelli contó se quedará con su comunidad “continuando con las actividades”, con ayuda del vicepárroco, padre Yusuf Assad, y contó que fue acompañado de dos argentinos más: el padre Carlos Ferrero, provincial de la congregación del Verbo Encarnado para Medio Oriente y con una nueva religiosa, María Maravillas de Jesús, que “permanecerá aquí para dar testimonio de una realidad viva que continúa sus actividades”. Entre estas actividades, el párroco precisó que “se empezó de nuevo el oratorio, algunas lecciones para reanudar las actividades con los niños, aunque no sea una verdadera escuela. De todos modos estamos tratando de emprender muchas otras iniciativas con la ayuda de los jóvenes y, sobre todo, de las familias más jóvenes”.+