Domingo 17 de enero de 2021

El Programa FE invita a renovar el compromiso con los migrantes

  • 7 de enero, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
El Programa FE, de Financiamiento Eclesial apoya las iniciativas en favor de ofrecer a los migrantes venezolanos la posibilidad de "Sentirse como en casa".

Con el lema "Sentirse como en casa", el Programa FE, de Financiamiento Eclesial, apoya las iniciativas que buscan acoger a los migrantes venezolanos que llegan a la Argentina. Tal es el caso de la parroquia Nuestra Señora de Caacupé, en el barrio porteño de Caballito, donde los inmigrantes venezolanos encontraron un lugar.

Muchos reciben asistencia social con las viandas que les son repartidas diariamente en la parroquia encabezada por el padre Eusebio Hernández Greco, pero también acompañamiento pastoral, asistiendo a misa y bautizando a sus hijos.

Hasta marzo, la parroquia entregaba 80 almuerzos diarios, pero a raíz de la pandemia, el número se incrementó y actualmente son 300 las viandas que diariamente se entregan a los más necesitados.

Campaña Donación AICA

Quienes han sostenido la tarea en la parroquia, detalló el padre Hernández Greco, son los voluntarios venezolanos, "cocinando y dándole comer al pobre, vistiendo al que pasaba su primer invierno, a los hermanos en situación de calle". 

A partir de la llegada de Denglis, la primera voluntaria venezolana, comenzó a tejerse una red que hoy llega a 45 personas que se ocupan de asistir en especial a los migrantes que llegan con alguna necesidad. "Para mí la fe viene con todo: viene en creer en Dios, en creer en mí, en creer en mis hermanos. Creyendo se hacen todas las cosas posibles", expresó la venezolana.

"La fe es algo que uno lo tiene desde el bautismo y que se activa en la medida que uno la deja crecer. Hace que los momentos de alegría sean más plenos y los momentos de dificultades sean mucho más llevaderos, entonces me parece que en la gente de fe lo que hace es simplemente sacar de su corazón, de su alma, la riqueza que ya tiene por el don del bautismo", añadió el sacerdote.+