Martes 11 de agosto de 2020

Fiestas patronales en Bahía Blanca: 80 años de la parroquia San Luis Gonzaga

  • 23 de junio, 2020
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de Bahía Blanca, monseñor fray Carlos Arzpíroz Costa OP, presidió la fiesta patronal de San Luis Gonzaga y el 80 aniversario fundacional de la parroquia. 

El domingo 21 de junio monseñor fray Carlos Arzpiroz Costa OP, arzobispo de Bahía Blanca, presidió la misa de la memoria de San Luis Gonzaga en la parroquia homónima de la ciudad que, además, celebró sus 80 años de fundación. Fue acompañado por el párroco de la comunidad, presbítero Juan Francisco Palacio Micheletto.

Durante su homilía, el prelado se refirió a la situación mundial: “Qué difícil es comprender la providencia de Dios, de ese Dios que ve, prevé y provee”, y mencionó que “hoy como ayer hay persecuciones, no importa en qué modo”. Por eso resaltó la tarea del misionero, que “sabe que es enviado entre los demás, sabe que experimenta miedo, pero confía en el Señor que le dice: ‘No tengas miedo’. Y confía, tiene que buscar fortaleza en Él”.

Más adelante hizo mención del misionero que está llamado a “enviar a otros”, es decir, “empecemos a mirarnos unos a otros”, dijo a la comunidad. “El coraje se sostiene con la certeza de la cruz de Cristo y su resurrección, y que a los hombres nada pueden hacernos porque no pueden matar el alma. Es un coraje que nace de la fuente de la verdad: amar a Cristo desde la condición que nos hace vivir”, aseguró 

Monseñor Azpiroz Costa animó a la comunidad: “Queremos servir a Dios y estar al servicio, amar la verdad y a las personas”. Pero indicó que para realizar el servicio donde Dios nos quiere, “hay que tener discernimiento. Hace falta valentía y fortaleza para enfrentar las cosas de la vida”. Y, sobre todo, “darse cuenta de que es necesario salir de uno mismo para ir a los demás”. 

De tal modo, señaló las actitudes principales de servicio: “Amor a los pobres y amor a los hombres, abrazar la humanidad. No solo como actividad exterior sino como un deseo íntimo de entrega de sí, en definitiva haciéndonos dignos”. El prelado rescató la actividad solidaria de los jóvenes durante el tiempo de pandemia: “Qué alegría ver a tantos jóvenes por la noche en el servicio a los más vulnerables”. 

Antes de concluir, mencionó las dimensiones fundamentales de una parroquia e invitó a la comunidad de San Luis Gonzaga a seguir el ejemplo: “La parroquia debe ser punto de comunión, debe facilitar las relaciones sociales y las vivencias comunitarias. Es escuela de testimonio, que significa proclamar la fe, trasmitirla, dar a conocer el mensaje de Cristo, dar catequesis y un ejemplo de la propia vida”.

“Es escuela de servicio, es decir, construcción del Reino, responsabilidad social, compromiso concreto, gradual y estable, especialmente con los pobres”, mencionó, y como última dimensión, dijo: “Es escuela de liturgia, de celebración, porque la fe comienza y termina en la celebración. Oración personal, comunitaria, vivencia eclesial de los sacramento, fuente de compromiso”.+