Viernes 30 de octubre de 2020

Francisco: Corazón abierto y manos creativas para curar las heridas de la sociedad

  • 25 de septiembre, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Exhorta a miembros del Círculo de San Pedro a responder con audacia a las necesidades de los más indigentes especialmente en este tiempo pandemia, y recuerda los elementos necesarios para la caridad

“A una situación excepcional no se puede dar una respuesta habitual, sino que se requiere una reacción nueva y diferente”. Con esta premisa parte la reflexión del papa Francisco a los miembros del Círculo de San Pedro, recibidos en audiencia este viernes 25 de septiembre en el Vaticano.

En ese contexto, el pontífice indicó los dos elementos necesarios para poder ejercer la caridad: 

“Para ello es necesario tener un corazón que sepa ‘ver’ las heridas de la sociedad y manos creativas en la caridad activa. Estos dos elementos son importantes para que una acción caritativa siempre pueda ser fructífera”, sostuvo.

Al hablar de las palabras "Oración - Acción - Sacrificio", que constituyen el lema sobre el que se basa la vida de esta asociación, hizo hincapié en la “acción”, evidenciando que la pandemia ha llevado a reconsiderar “las modalidades concretas de las obras de caridad que en lo ordinario llevan adelante en favor de los pobres de Roma”.

“A las necesidades de las personas a las que sirven habitualmente se añadió la necesidad de responder a las necesidades urgentes de tantas familias, que se han encontrado en apuros económicos de la noche a la mañana”, subrayó..

El Papa advirtió que los efectos de la pandemia “serán terribles” y siempre más en el futuro, pero invita a “no asustarse”.

Donar el corazón a los miserables
Francisco consideró urgente identificar las nuevas formas de pobreza en la ciudad. “La pobreza es pudorosa, hay que descubrir dónde está. Las nuevas formas de pobreza son muchas y ‘depende de nosotros saberlas ver con los ojos del corazón’”, insistió.

“Debemos saber mirar las heridas humanas con el corazón para ‘tomar en serio’ la vida del otro. Así este ya no es sólo un extraño necesitado de ayuda, sino que antes que nada es un hermano que pide amor. Y sólo cuando nos tomamos a alguien en serio podemos responder a esta expectativa”.

El pontífice destacó que ésta es la experiencia de la misericordia: “miseri- cor- dar, misericordia, dar misericordia a los miserables, dar el corazón a los miserables”.

Fantasía que viene de la misericordia de Dios
Continuando con su discurso, el Papa aseguró además que cada persona está llamada a invertir el curso de las cosas y esto sólo es posible si nos dejamos tocar “por el poder de la misericordia de Dios”, en un lugar privilegiado: el sacramento de la Reconciliación, a través del cual nos envuelve la misericordia del Padre.

Después de ver las llagas de la ciudad en la que vivimos, la misericordia invita a tener "la fantasía" en nuestras manos. “Esto es lo que han hecho en esta época de pandemia: al haber aceptado el reto de responder a una situación concreta, pudieron adaptar su servicio a las nuevas necesidades impuestas por el virus”, aseguró.

Ejemplo de esta “fantasía de la misericordia”, precisó, es el “gran gesto que el grupo de jóvenes del Círculo tuvo hacia los miembros mayores: una ronda de llamadas telefónicas para ver si todo iba bien y para brindarles algo de compañía”.

Seguir ayudando a los pobres con valentía
Finalmente, el Obispo de Roma animó a los miembros de Círculo de San Pedro a continuar “con empeño y alegría con sus obras de caridad, siempre atentos y dispuestos a responder con valentía a las necesidades de los pobres”.

“Les agradezco porque son expresión concreta de la caridad del Papa que se preocupa por la pobreza de Roma. De los pobres y de la pobreza. Y les agradezco por el Óbolo de San Pedro que cada año recogen en las iglesias de la ciudad y que me ofrecen hoy”, concluyó.+