Martes 28 de mayo de 2024

Francisco recuerda a San Pío X, 'un Papa cercano a las personas que sufren'

  • 17 de abril, 2024
  • Roma (Italia) (AICA)
El Papa escribió el prefacio de un nuevo libro del padre Lucio Bonora sobre el Papa San Pío X, en el que elogia a ese Papa de principios del siglo XX por la profundidad de su catequesis.
Doná a AICA.org

Pío X fue un Papa que hizo comprender a toda la Iglesia que, sin la Eucaristía y sin la asimilación de las verdades reveladas, la fe personal se debilita y muere”, escribe el Papa Francisco sobre su predecesor, el Papa San Pío X (1903-1914), en un prefacio que escribió para un nuevo libro sobre ese pontífice, titulado “Tributo a Pío X. Retratos contemporáneos”.

El libro fue escrito por el padre Lucio Bonora, sacerdote de la ciudad italiana de Treviso, lugar de nacimiento de Pío X, y funcionario de la Secretaría de Estado del Vaticano.

El santo Papa lloró al estallar la Primera Guerra Mundial
En su prefacio, publicado este miércoles 17 de abril, Francisco asegura que tiene en alta estima al difunto Papa, recordando que se reunía anualmente con los catequistas de la arquidiócesis de Buenos Aires en el día de su fiesta, el 21 de agosto.

“Disfruté pasar tiempo con quienes se dedican a instruir a niños y adultos en las verdades de la fe”, dijo, “y Pío X siempre fue conocido como el Papa de la catequesis”.

El Papa Francisco añadió que Pío X era “un Papa gentil pero fuerte, un Papa humilde y claro”.

San Pío X aprobó la creación del Pontificio Instituto Bíblico, dirigido por la Compañía de Jesús en Roma, una decisión que le granjeó el cariño de los jesuitas, dijo el Papa Francisco.

El santo Papa “lloró al inicio de la [Primera] Guerra Mundial” y suplicó “a los poderosos que depusieran las armas”, recordó el pontífice actual. “Cuán cerca me siento de él en este momento trágico del mundo moderno”, expresó el Papa Francisco de Pío X.

Cerca de la humanidad que sufre
También expresó frecuentemente su cercanía a “los más pequeños, los pobres, los necesitados, las víctimas de los terremotos, los desfavorecidos y los que sufren desastres naturales”, acotó el Santo Padre.

Pío X fue “un Papa que fue un monumento al cuidado pastoral, tal como lo definió a su vez el papa san Juan XXIII, cuando permitió a Venecia venerar sus restos mortales en San Marcos, en la primavera de 1959”.

El obispo de Roma agradeció al padre Bonora por sus años de investigación sobre la vida de Pío X, afirmando que su dedicación y pasión emergen en el texto.

El legado de san Pío X, añadió el Papa, pertenece a la “Iglesia de hoy” y a “los bautizados de todos los tiempos, que buscan ser fieles al Evangelio y a sus pastores”.

“¡Viva san Pío X y que viva profundamente en el corazón de la Iglesia de hoy!”, exclama Francisco, al finalizar su prólogo.+