Viernes 19 de julio de 2024

Jueves Santo: 'La madurez sacerdotal viene del Espíritu Santo', recordó el Papa

  • 6 de abril, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Durante la Misa Crismal, Francisco agradeció a los sacerdotes por el bien que hacen, que a menudo pasa desapercibido, y los animó a invocar al Espíritu Santo como "el aliento de cada día".
Doná a AICA.org

“La madurez sacerdotal viene del Espíritu Santo y se alcanza cuando Él se convierte en protagonista de nuestra vida”. El papa Francisco hizo este recordatorio en la mañana de este Jueves Santo durante la Misa Crismal celebrada en la basílica de San Pedro, e instó a los sacerdotes a invocar al Espíritu no solo como "un acto ocasional de piedad", sino como "el soplo de cada día".

"El Espíritu del Señor está sobre mí". Con este versículo del Evangelio de san Lucas comenzó la homilía del pontífice. Francisco reflexionó con los sacerdotes y fieles presentes en la misa sobre el Espíritu del Señor, “porque sin Él no hay vida cristiana y sin su unción no hay santidad”.

Perdido sin Espíritu Santo
"El Espíritu es el protagonista y es bueno hoy, en el día del nacimiento del sacerdocio, reconocer que Él está en el origen de nuestro ministerio, de la vida y vitalidad de todo pastor. Sin él, ni siquiera la Iglesia sería Esposa viva de Cristo, sino, en el mejor de los casos, una organización religiosa; no sería el Cuerpo de Cristo, sino un templo construido por manos humanas. ¿Cómo, entonces, podemos construir la Iglesia sino desde el hecho de que somos 'templos del Espíritu Santo' que habita en nosotros? No podemos dejarlo fuera de la casa ni ubicarlo en ningún área devocional".

“Cada uno de nosotros puede decir: el Espíritu del Señor está sobre mí. Esto no es presunción, sino realidad, ya que todo cristiano, y de modo particular todo sacerdote, puede hacer suyas las palabras que siguen: 'porque el Señor me consagró con la unción", profundizó.

"Después de la primera 'unción' que tuvo lugar en el seno de María, el Espíritu descendió sobre Jesús en el Jordán. Jesús y el Espíritu obran siempre juntos, como si fueran las dos manos del Padre que, extendidas hacia nosotros, abrazan y levantan. Y, por ellos, nuestras manos fueron marcadas, ungidas por el Espíritu de Cristo, los apóstoles”, dijo el Obispo de Roma.

El giro de los apóstoles
El Papa recordó cómo Jesús escogió a sus apóstoles y, a su llamado, abandonaron sus barcas, redes y casas. “La unción de la Palabra les cambió la vida”, recordó, y destacó que “siguieron al Maestro y comenzaron a predicar, convencidos de que irían a realizar cosas aún mayores”. Sin embargo, luego llegó la Pascua, afirmó el Papa, observando que en ese momento "todo pareció detenerse: incluso negaron y abandonaron a su Maestro". 

“Fue precisamente esa 'segunda unción', en Pentecostés, la que cambió a los discípulos y los llevó a pastorear ya no ellos mismos sino el rebaño del Señor. Fue esa unción con fuego la que extinguió una 'piedad' centrada en ellos mismos y en sus propias capacidades. 

"Después de recibir el Espíritu, el temor y la vacilación de Pedro se disiparon; Santiago y Juan, con un deseo ardiente de dar la vida, ya no buscaron lugares de honor; los otros que se habían acurrucado temerosos en el cenáculo, salieron al mundo como apóstoles." El Papa observó que algo similar sucede en la vida sacerdotal y apostólica de los sacerdotes.

Dos opciones en tiempos de crisis
"También nosotros experimentamos una primera unción, que comenzó con una llamada de amor que cautivó nuestro corazón y nos puso en camino; el poder del Espíritu Santo descendió sobre nuestro genuino entusiasmo y nos consagró. Entonces, según el tiempo de Dios, llegaría para cada uno la etapa pascual, que marca el momento de la verdad. Es un momento de crisis, que adopta muchas formas".

"A todos les sucede, tarde o temprano, experimentar decepciones, cansancio y debilidad, con el ideal que parece disolverse ante las exigencias de la realidad, sustituido por cierta rutina; y algunas pruebas -difíciles de imaginar antes- hacen que la fidelidad parezca más incómoda que antes. Esta etapa, esta tentación, este calvario que todos tuvimos, tenemos y tendremos".

Según el Papa, de esta cima decisiva "se puede salir mal, dejándose deslizar hacia una cierta mediocridad, arrastrándose cansado en una gris 'normalidad' donde se cuelan tres peligrosas tentaciones: la de la acomodación, en la que la persona es contentarse con lo que puede hacer, la de sustitución, en la que se trata de 'recargar' el espíritu con algo diferente de nuestra unción, la del desánimo, en que, insatisfecho, se avanza por inercia. Y he aquí el gran riesgo: las apariencias, mientras la persona se encierra en sí misma y lleva la vida en la apatía, la fragancia de la unción dejó de perfumar la vida, y el corazón, en lugar de dilatarse, se oprime, envuelto por el desencanto, es un destilado, el sacerdocio se desliza lentamente hacia el clericalismo, y el sacerdote se olvida de ser pastor del pueblo, para convertirse en clérigo del Estado".

El pontífice dijo entonces que la "crisis puede convertirse también en un punto de inflexión en el sacerdocio, en la 'etapa decisiva de la vida espiritual', en la que debe hacerse la última elección entre Jesús y el mundo, entre la heroicidad de la caridad y la mediocridad, entre la cruz y un cierto bienestar, entre la santidad y la honesta fidelidad al propio compromiso religioso". 

"Es una unción que revela la verdad en lo más profundo de nosotros mismos y que permite que el Espíritu unja nuestras fragilidades, nuestros cansancios, nuestra pobreza interior. Entonces la unción vuelve a perfumarse de Él, no de nosotros", añadió.

En este momento, Francisco recomendó la lectura de un escrito del padre René Voillaume, que fundó los Hermanitos de Jesús y se inspiró en la vida y los escritos de san Carlos de Foucauld, titulado La Seconda Chiamata ("La segunda vocación"). El Papa lo ofreció a los sacerdotes presentes, como herramienta para recordar a los clérigos cómo están llamados, una vez más, a dejarse transformar por el Espíritu Santo.

Emprender un nuevo viaje
“Hermanos, la madurez sacerdotal pasa por el Espíritu Santo, tiene lugar cuando él se convierte en protagonista de nuestra vida. Entonces todo cambia de perspectiva, incluso los desengaños y las amarguras, porque ya no se trata de tratar de perfeccionarse ajustando cualquier cosa, sino de encomendarnos, sin reservarnos nada, a Aquel que nos ha impregnado con su unción y quiere descender a lo más profundo de nosotros mismos, entonces descubriremos de nuevo que la vida espiritual se vuelve libre y feliz, no cuando se salvan las apariencias y se pone el parche, pero cuando se deja la iniciativa al Espíritu y, abandonados a sus designios, estamos dispuestos a servir donde y como se nos pida: ¡nuestro sacerdocio crece, no con parches, sino con desbordamiento!”.

Si los sacerdotes permiten que el Espíritu de la Verdad actúe en ellos, dijo el Papa, conservarán Su unción, porque "saldrán a la luz las diversas falsedades con las que estamos tentados a vivir". Y el Espíritu que “limpia lo inmundo”, sugerirá incansablemente a los sacerdotes que “no profanen nuestra unción”.

Sólo el Espíritu Santo cura nuestras infidelidades, dijo el Papa, señalando que el Espíritu "es ese maestro interior al que debemos escuchar, reconociendo que Él desea ungir cada parte de nosotros". 

El Papa instó a sus compañeros sacerdotes a preservar su unción no solo invocando al Espíritu como un acto ocasional de piedad, sino como "el aliento de cada día".

El Santo Padre advirtió contra la división y la polarización. “Cuidémonos, por favor”, dijo, “de no mancillar la unción del Espíritu Santo y el manto de la Madre Iglesia con desunión, polarización o falta de caridad y comunión”.  La armonía, subrayó el Papa, no es una virtud entre otras, sino más, y señaló que debemos preservarla a nivel personal. "Recordemos que el Espíritu, 'el nosotros de Dios', prefiere la forma comunitaria: disponibilidad a las propias necesidades, obediencia a los gustos, humildad a las pretensiones”.

Finalmente, el Papa agradeció a los sacerdotes "su testimonio y servicio, por el bien oculto que hacen, por el perdón y el consuelo que ofrecen en nombre de Dios". También agradeció “por su ministerio, que muchas veces se desarrolla en medio de tanto esfuerzo y poco reconocimiento”. 

"Que el Espíritu de Dios, que no defrauda a los que en Él ponen su confianza, os llene de paz y lleve a feliz término lo que comenzó en ustedes, de ser profetas de su unción y apóstoles de la concordia”, concluyó.+