Lunes 15 de abril de 2024

La Pontificia Academia para la Vida reafirma su postura sobre la eutanasia

  • 25 de abril, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El arzobispo Vincenzo Paglia, presidente de la PAV, reafirmó el 'No' a la eutanasia y al suicidio asistido, en plena conformidad con el Magisterio de la Iglesia.
Doná a AICA.org

El arzobispo Vincenzo Paglia presidente de la Pontificia Academia para la Vida (PAV), aclaró comentarios anteriores sobre el estatus legal del suicidio médicamente asistido en Italia, insistiendo en que se adhiere plenamente a la enseñanza magisterial definitiva de la Iglesia, la cual se opone a esta práctica. 

“El arzobispo Vincenzo Paglia, Presidente de la Academia Pontificia para la Vida, en plena conformidad con el Magisterio de la Iglesia, reafirma su 'No' a la eutanasia y al suicidio asistido”, se lee en un comunicado emitido por la Academia Pontificia, en respuesta a las "interpretaciones incorrectas" de los pensamientos del arzobispo, tras un discurso pronunciado por él la semana pasada en Perugia, Italia, dedicado al tema de los cuidados al final de la vida, en el que se había referido a la situación legal específica del suicidio asistido en la península itálica.

El suicidio asistido en Italia, un crimen
En 2019, el Tribunal Constitucional de Italia dictaminó que, en algunos casos y bajo ciertas condiciones, es posible solicitar la ayuda indirecta de médicos para acabar con la propia vida. Efectivamente, mientras el suicidio asistido seguiría siendo un delito, ya no estaría penalizado si se cumplen determinadas condiciones.

En su discurso de la semana pasada, el arzobispo Paglia explicó que es importante que el suicidio asistido siga siendo un delito en la legislación italiana, la cual reconoce la sentencia del Tribunal Constitucional. Sin embargo, debido a que la Corte pidió al Parlamento que legisle sobre el tema, el arzobispo opinó que una “iniciativa legislativa” en la línea propuesta por el Senado –manteniendo el suicidio asistido como delito y despenalizándolo en determinadas circunstancias– podría ser una posible solución a la cuestión legal.

El comunicado de la PAV insiste en que cualquier compromiso legal no supondría en modo alguno un cambio en la postura moral respecto al suicidio asistido.

La declaración continúa diciendo que “no se requiere más elaboración”, y afirma: “A nivel científico y cultural, el arzobispo Paglia siempre defendió la necesidad de acompañar a los enfermos en la fase final de la vida, utilizando cuidados paliativos y amorosos, atención personalizada, para garantizar que nadie se quede solo frente a la enfermedad y el sufrimiento, y las decisiones difíciles que trae consigo el final de la vida”.+