Viernes 26 de febrero de 2021

La belleza de la fe no es obstáculo a la creación artística

  • 23 de noviembre, 2012
  • Ciudad del Vaticano
Las Academias Pontificias celebraron ayer en el aula magna del palacio San Pío X su XVII sesión pública cuyo tema fue esta vez "Pulchritudinis fidei testis. El artista, como la Iglesia, testigo de la belleza de la fe". En el curso de la sesión, abierta por el Card. Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, el Card. Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, leyó un mensaje que Benedicto XVI dirigió a los participantes. En el texto el Papa reafirma "la voluntad de la Iglesia por reencontrar el gozo de la reflexión común y de la acción conjunta para poner de nuevo el tema de la belleza al centro de la atención, tanto de la comunidad eclesial como de la sociedad civil y del mundo de la cultura".
Las Academias Pontificias celebraron ayer en el aula magna del palacio San Pío X su XVII sesión pública cuyo tema fue esta vez "Pulchritudinis fidei testis. El artista, como la Iglesia, testigo de la belleza de la fe". En el curso de la sesión, abierta por el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo para la Cultura, el cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado, leyó un mensaje que Benedicto XVI dirigió a los participantes.

En el texto el Papa reafirma "la voluntad de la Iglesia por reencontrar el gozo de la reflexión común y de la acción conjunta para poner de nuevo el tema de la belleza al centro de la atención, tanto de la comunidad eclesial como de la sociedad civil y del mundo de la cultura".

La belleza "tendría que volver a reafirmarse y manifestarse en todas las expresiones artísticas, sin prescindir, sin embargo, de la experiencia de la fe, sino, por el contrario, confrontándose libre y abiertamente con ella, para que le dé inspiración y contenido. La belleza de la fe no puede ser nunca obstáculo a la creación de la belleza artística porque constituye, de alguna manera, su linfa vital y su último horizonte. El verdadero artista, definido en el Mensaje del Concilio Vaticano II como "custodio de la belleza del mundo", gracias a su sensibilidad artística y a su intuición, puede captar y aceptar más profundamente que otras personas la belleza que es propia de la fe y, así, expresarla y comunicarla con su mismo lenguaje".

"En este sentido -subraya- también podemos hablar del artista como testigo, de alguna manera, privilegiado, de la belleza de la fe. Por eso, puede participar con su contribución, específica y original, en la misión y en la vocación de la Iglesia, en particular, cuando en las diversas expresiones del arte quiera o sea llamado a realizar obras de arte directamente unidas con la experiencia de la fe y con el culto, con la acción litúrgica de la Iglesia".

En el Año de la Fe, el Papa invita a los artistas cristianos y a los que se abren al diálogo con ella, a que su recorrido artístico se convierta en "un itinerario integral que incluya todas las dimensiones de la existencia humana, para atestiguar la belleza de la fe en Cristo Jesús, imagen de la gloria de Dios que ilumina la historia de la humanidad".

La sesión concluyó con la entrega del Premio de las Academias Pontificias, este año dedicado a las artes, sobre todo pintura y escultura, y cuyos vencedores han sido la escultora polaca Anna Gulak y el pintor español David Ribes López. La Medalla del Pontificado fue entregada al escultor italiano Jacopo Cardillo.+

Campaña Donación AICA