Domingo 3 de marzo de 2024

La Iglesia en Bolivia acudirá a la Corte tras el cierre de un Instituto católico

  • 12 de febrero, 2024
  • La Paz (Bolivia) (AICA)
Presentarán acciones legales para que la CIDH examine la situación y las presuntas violaciones a los derechos fundamentales en las que estaría incurriendo el Estado por el cierre del instituto.
Doná a AICA.org

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) anunció que ha decidido acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para tratar el tema del cierre del Instituto Normal Superior Católico Sedes Sapientiae.

El presidente del área de educación de esta institución, monseñor Fernando Bascopé, advirtió durante una rueda de prensa que presentarán acciones legales para que la CIDH examine la situación y las presuntas violaciones a los derechos fundamentales en las que estaría incurriendo el Estado por el cierre del instituto.

La clausura se produjo en 2010, a raíz de la promulgación de la Ley de Educación, que perseguía el propósito de nacionalizar la formación. En ese entonces, se ordenó el cierre de dos escuelas para maestros regentadas por la Iglesia católica y los adventistas. La ley prohíbe también la creación de cualquier institución privada que ofrezca títulos académicos de enseñanza.

Violación a la libertad educativa y religiosa
Durante la rueda de prensa la Iglesia compartió su postura frente a este tema y se leyeron una serie de violaciones a los derechos fundamentales que se produjeron como consecuencia del cierre del instituto de formación de maestros.

Monseñor Bascopé denunció que, en primera instancia, se está violando el derecho a la libertad educativa, ya que “el Estado boliviano, al impedir a la Iglesia abrir su escuela normal, está infringiendo el derecho a la libertad educacional” y “la violación al derecho a la educación”.

Igualmente, se refirió a la violación a la libertad religiosa, ya que “el cierre de la institución afecta indebidamente la autonomía de la Iglesia para perseguir sus fines propios, que incluye la educación religiosa, y todas las acciones inherentes a ella”, lo cual “impone restricciones que socavan la posibilidad de transmitir conocimientos desde la filosofía y el magisterio católico”.

En este contexto, exhortó a las autoridades pertinentes “revisar esta situación y garantizar el respeto a los derechos fundamentales consagrados en la Constitución y los tratados internacionales suscritos por Bolivia”.+