Domingo 25 de octubre de 2020

"La pérdida de un hijo es imposible de adjetivar", dijo Francisco

  • 12 de septiembre, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa se reunió esta mañana con los familiares de las víctimas de la tragedia en la discoteca de Corinaldo (Italia), en 2018.

El papa Francisco recibió este sábado 12 de septiembre a los familiares de los 5 adolescentes y una madre de 39 años que falleció en la discoteca de Corinaldo la noche del 8 de diciembre hace dos años.

“La fecha coincide con la fiesta de la Inmaculada Concepción, destacó el Papa, y el lugar de la tragedia, agrega el pontífice, está ubicado en un área no lejos del Santuario dedicado a la Virgen de Loreto. He aquí, pues, la invitación a rezar juntas el Ave María por Asia, Benedetta, Daniele, Emma, Mattia y Eleonora, con la certeza de que ella "seguramente las acompañó en el abrazo misericordioso de su Hijo Jesús":

“Quiero -queremos- pensar que ella, como Madre, nunca les ha quitado la mirada, especialmente en ese momento de dramática confusión; que los acompañó con su ternura”. 

“¡Cuántas veces la han invocado en el Ave María: "Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte"! Y aunque en esos momentos caóticos no pudieron hacerlo, Nuestra Señora no olvida nuestros ruegos: ella es Madre. Ciertamente los acompañó al abrazo misericordioso de su Hijo Jesús”, expresó el pontífice a los familiares.

Francisco aclaró que no entra "en el fondo de las causas que motivaron los accidentes en esa discoteca", sino que se une "de todo corazón" al sufrimiento de los familiares de las víctimas y su "legítimo deseo de justicia". Quiere ofrecer "una palabra de fe, consuelo y esperanza" por una tragedia "insoportable sin la ayuda de Dios":

Sé que muchos, empezando por sus obispos aquí presentes, sus sacerdotes y sus comunidades, los han apoyado con su oración y afecto. Mi oración por ti también continúa, y la acompaño con mi bendición.

El peligro de olvidar
El agradecimiento del Papa está dirigido a los presentes por haber querido compartir con él el dolor que les aqueja y la oración, pero el encuentro de hoy, para Francisco, debe ayudar a superar el riesgo del olvido:

También les agradezco que hayan venido a compartir su dolor y sus oraciones conmigo. Recuerdo que entonces, cuando sucedió la tragedia, estaba conmocionado. Pero a medida que pasa el tiempo, y lamentablemente con la sucesión de muchas, demasiadas tragedias humanas, corremos el riesgo de olvidar. Este encuentro nos ayuda a mí y a la Iglesia a no olvidar, a tener en el corazón y, sobre todo, a encomendar a los seres queridos al corazón de Dios Padre.

Cuando un hijo se muere
Y mirando el dolor de los presentes, Francisco describe que la tragedia de perder a un hijo, no tiene palabras:

“Cuando perdemos a papá o mamá, quedamos huérfanos: hay un adjetivo. Huérfano, huérfana. Cuando un cónyuge se pierde en el matrimonio, los que quedan son viudos o viudas: también hay un adjetivo para esto. Pero cuando se pierde un niño, no hay adjetivo”, dijo el Santo Padre. 

“La pérdida de un hijo es imposible de "adjetivar". Perdí a mi hijo: pero ¿qué ...? No, no: no soy ni huérfano ni viudo. Perdí a un hijo. Sin adjetivo. No hay. Y este es tu gran dolor”.+