Viernes 25 de septiembre de 2020

Larreta no vetó el protocolo de aborto, pero presentó un plan

  • 4 de agosto, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
Avaló la decisión de la Legislatura y lanzó un programa para prevenir embarazos no deseados, fijar hasta qué momento gestacional puede aplicarse, respetar objeción de conciencia y acelerar adopciones.

El jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta no vetó la decisión de la Legislatura de adherir la Ciudad al “Protocolo nacional de Interrupción Legal del Embarazo (ILE)”, pero reiteró que personalmente considera que hay que cuidar la vida siempre y desde el momento mismo de la gestación.

“Siempre he sido muy claro respecto a mi posición personal frente al aborto: creo que hay vida desde la concepción y creo que hay que hacer todo lo posible para resguardar esa vida”, sostuvo.

Larreta justificó su decisión afirmando: “El Fallo de la CSJN (FAL/2012, en referencia a la interpretación del artículo 86 del Código Penal vigente) estableció causales para la interrupción legal del embarazo, que no pueden soslayarse cuando se trata de la vida de las mujeres en esa situación tan dramática”.

“Todos los argentinos debemos hacer un esfuerzo por compatibilizar nuestras convicciones más profundas con algunas realidades que nos interpelan y ponen a prueba nuestro sentido de comunidad”, argumentó.

El mandatario comunal anunció también que impulsará un conjunto de medidas que, respetando la voluntad de la Legislatura, fortalezcan “la prevención del embarazo no deseado y brinden información y opciones de acompañamiento que garanticen el pleno discernimiento de la elección que enfrenta la persona embarazada”.

Larreta dio detalles de su programa en este sentido a través de un posteo en Facebook:

En primer lugar, vamos a lanzar el Plan A la Par, que es un plan integral de prevención de niños y niñas durante los primeros meses de vida. En relación a la prevención de embarazos no deseados, vamos a trabajar para garantizar que los métodos anti-conceptivos les lleguen a todas las personas, y vamos a profundizar las charlas con jóvenes sobre la salud sexual y reproductiva en el marco de un proyecto de vida. En relación al acompañamiento de las personas durante el embarazo, vamos a ir casa por casa empezando por barrios populares para garantizarle la realización de todos los controles necesarios. Además, vamos a trabajar junto a ellas y sus familias en talleres de cuidado y alimentación. Y en relación al cuidado durante los primeros meses de vida, vamos a garantizarle a cada niño y niña en situación vulnerable una vacante en los Centros de Primera Infancia y una ayuda económica para la familia.  Además, vamos a seguir acompañando a las madres mediante los programas de crianza.

En segundo lugar, vamos a seguir profundizando los cambios que nos permitan acelerar y simplificar el sistema de adopciones. Primero, continuaremos digitalizando los procesos, como ya hicimos con la Inscripción Online que permite que el inicio de la gestión se pueda hacer de forma remota. Segundo, ampliaremos la cantidad de dispositivos de información para que las familias puedan informarse sobre la adopción en general, sus aspectos legales, administrativos, sociales y psicológicos. Tercero, fortaleceremos la articulación con la Justicia y con los hogares convivenciales donde se encuentran viviendo muchos de los chicos que esperan tener una familia a partir de la adopción. Por último, vamos a seguir acompañando a las familias en todo el proceso de adopción, articulando recursos y apoyando en lo técnico, profesional y humano.

En tercer lugar, vamos a precisar el ejercicio de la ILE en el contexto de instituciones con un ideario fundacional contrario a la práctica del aborto. Reafirmando el compromiso con la plena vigencia del derecho a la libertad de conciencia, y reconociendo que en la Ciudad existen diversas instituciones cuyos profesionales podrían optar por adherir a dicho derecho, instruí al Ministerio de Salud para que proceda a la creación de un programa de derivación de prácticas de ILE que ofrezca una alternativa a las instituciones antes mencionadas, garantizando a su vez el acceso a una práctica segura y oportuna a la persona embarazada.

En cuarto lugar, vamos a establecer con más claridad los períodos gestacionales alcanzados por el Protocolo ILE y su relación con los métodos que el sistema de salud establezca como más adecuados a cada situación, así como las normas que regulan su ejercicio. En el año 2019, el 87% de los casos de ILE en la Ciudad se realizaron en el primer trimestre de gestación y un 13% en el segundo trimestre.

Teniendo en cuenta esta dinámica, y atento a los determinantes y restricciones médico asistenciales de cada período gestacional, instruí al Ministerio de Salud para que clarifique los procedimientos y mecanismos involucrados. Luego de las 24 semanas, la interrupción de un embarazo sólo puede encuadrarse en los causales de riesgo grave e inminente de vida de la madre.

En todos los casos deberán efectivizarse las consultas multidisciplinarias que garanticen la salud de la madre y su conocimiento pleno de las condiciones de ejercicio y opciones. Además, el programa “A la Par” brindará a las personas embarazadas toda la información y orientación disponibles para garantizar una decisión informada de todas las opciones que el Estado de la Ciudad de Buenos Aires garantiza.

Estas situaciones deben estar explicitadas en una regulación que le dé absoluta transparencia y complete los vacíos regulatorios de la norma nacional.

En quinto lugar, en caso de controversias en referencia a la atención de menores, se podrá dar intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, como así también, cuando resulte necesario, al Ministerio Público Tutelar para resguardar los derechos de las niñas y adolescentes.+