Miércoles 2 de diciembre de 2020

Los obispos japoneses regalan al Papa un papamóvil propulsado por hidrógeno

  • 13 de octubre, 2020
  • Roma (Italia) (AICA)
Es un vehículo propulsado por hidrógeno que había sido realizado por Toyota con vistas al viaje que el Papa tenía previsto al Japón.

El papa Francisco ya tiene un nuevo automóvil, regalo de la Conferencia Episcopal Japonesa. Un vehículo que había sido realizado por Toyota con vistas al viaje que el Papa tenía previsto realizar al Japón. Lo más destacado de este nuevo papamóvil es que se trata de un vehículo cero emisiones, gracias a la tecnología de la pila de combustible de hidrógeno.

La delegación japonesa que entregó el Toyota Mirai al Papa después de la audiencia general del miércoles 7 de octubre, estaba formada por un sacerdote representante del episcopado japonés, el embajador de Japón ante la Santa Sede, Seiji Okada, y dos representantes de la empresa Toyota.

Se trata de un coche realizado sobre la base del Toyota Mirai, el turismo de hidrógeno que la marca nipona comercializa en Japón y adaptado a todo tipo de desplazamientos. Ello obligó a alargar la longitud del Mirai hasta los 5,1 metros –es decir unos 12 centímetros más que la versión de serie– y con la carrocería modificada a partir del pilar B para poder albergar la ya obligada urna de cristal (blindada, por supuesto); de esta forma permite al pontífice viajar de pie para saludar y bendecir a los fieles y que estos lo vean. Debido a ella, la altura del vehículo alcanza nada menos que 2,7 metros.

El motor eléctrico que impulsa el Mirai tiene 154 caballos de potencia y está alimentado por una pila de combustible a hidrógeno que le proporciona una autonomía de 500 kilómetros.

Campaña Donación AICA

Los donantes destacaron que este modelo de tecnología de vanguardia respondía a los llamamientos del Papa en favor de tecnologías sostenibles.

Se espera que el pontífice empiece a utilizar su nuevo papamóvil ecológico de inmediato, aunque en toda Italia solo hay una estación de combustible de hidrógeno: en Bolzano, a unos 650 kilómetros del Vaticano.

En noviembre de 2019, Francisco recibió un regalo de la empresa automotriz rumana Dacia, reconstruido en el papamóvil "Duster". 

El papamóvil se diferencia de los modelos tradicionales Duster principalmente por su gran techo corredizo. Después de plegarlo, puede montar un púlpito de vidrio extraíble en el automóvil. Por lo tanto, se puede utilizar tanto para conducir durante las ceremonias en San Pedro, así como durante los viajes papales, informó en su momento la Oficina de Prensa. +