Viernes 25 de septiembre de 2020

Los obispos saludaron a los diáconos en su día

  • 11 de agosto, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
En el día de San Lorenzo, diácono y mártir, los obispos saludaron a los diáconos y los animaron a seguir atentos a las necesidades de nuestros hermanos.

Los obispos argentinos saludaron a los diáconos este 10 de agosto, fiesta de San Lorenzo diácono y mártir.

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, celebró "la llamada de Dios en ustedes, una invitación apremiante al servicio y la entrega fraterna" y agradeció a los diáconos "por el sí que, junto a sus esposas y familias, le dieron un día al Señor".

En el contexto de la pandemia, el prelado destacó la importancia de cuidarse y cuidar la vida de la propia familia, a la vez que reconoció: "Me alegra mucho saber, sin embargo, que siguen conectados con sus parroquias y comunidades, con los hermanos diáconos y con la arquidiócesis de distintas maneras". En ese sentido, consideró que "es muy importante que en esta distancia sanitaria fortalezcamos la cercanía del corazón. Urgidos a seguir comunicándonos, sea la oración la primerísima conexión con Dios y los hermanos. Allí nos nutrimos con la fuerza que viene de Dios para actuar fructíferamente en su nombre. En la oración, muchos de ustedes siguen diaconando a esta Iglesia".

Por otra parte, valoró a quienes en esta situación continúan prestando su servicio diaconal en las comunidades. "¡Muchas gracias por el regalo de la cercanía diaconal, principalmente a los enfermos y a los pobres!". 

"A todos, el Señor Jesús nos invita en este tiempo a dejarnos habitar por su corazón grande que ama y sirve como una única respuesta de toda la vida, de cada día, a la llamada del Padre que nos hace socios suyos en la creación de un mundo nuevo, más justo y fraterno", afirmó, con un abrazo y su bendición. » Texto completo del mensaje

El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, presidió una misa en la comunidad San Francisco de Asís, para rezar especialmente por los diáconos. En su homilía, planteó: “¿Cuál es el mayor aporte que puede hacer un diácono, una consagrada o  un laico, en los diferentes estados de vida en el seno de la Iglesia?”, y respondió: “El diácono nos remite a Jesús y remite al servicio”.

En ese sentido, señaló que los diáconos son una "ayuda memoria" por su vocación de servicio. Por eso, “cada vez que vemos a un diácono, todos tenemos que poder pensar: mi vocación cristiana es servir”.

"Cristo no vino para ser servido sino para servir”, destacó el prelado, y aconsejó tener en cuenta “esta dimensión de ser un ayuda memoria de la vocación de la Iglesia”.

El obispo de Gualeguaychú, monseñor Héctor Luis Zordán M.SS.CC. expresó: “Quiero llegar con mi saludo fraterno a cada uno de ustedes en esta fiesta del diácono mártir San Lorenzo, patrono y modelo de los diáconos en la Iglesia, y cuya celebración litúrgica le da fecha a esta conmemoración”.

“Una vez más les agradezco de corazón la generosidad, la buena disposición y la alegría con que se dedican al ministerio diaconal que les ha sido confiado, a veces teniendo que compartir el tiempo y las energías con las obligaciones propias de la familia, que ya tenían. La vocación y la presencia testimonial de ustedes en sus comunidades es una gran riqueza que honra a la Iglesia”, reconoció.

“Que San Lorenzo, con quien comparten la vocación diaconal, rece por ustedes para que Jesús, que ‘no vino para ser servido sino para servir’, les dé un corazón semejante al suyo. Y que María, la que forjó su corazón de madre en el servicio, los cuide como a hijos muy queridos”. » Texto completo del saludo

El obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, valoró el servicio de los diáconos y los llamó a “cuidar al pueblo de Dios”.

En un mensaje a los diáconos, evocó a San Lorenzo, “el patrono que cuidaba los tesoros de la Iglesia que son los pobres” y destacó la misión y el servicio de los diáconos “que no solo es litúrgica sino que es el servicio en el amor, de la caridad, de la entrega y escucha, el acompañamiento y el cuidado”.

“Qué importante es que como diáconos nosotros cuidemos al pueblo de Dios, como cuidamos a nuestras familias. Pidámosle a San Lorenzo diácono esta gracia en este año, por todos los enfermos, que puedan recuperarse”, rogó el obispo.

“San Lorenzo es ejemplo de la constancia en medio de la prueba. Estamos en una pandemia, estamos en dificultades que generan zozobra en el pueblo de Dios, pero a la vez un deseo de rezar y ponernos en manos del Señor”, reconoció monseñor Lugones.

El obispo de Nueve de Julio, monseñor Ariel Torrado Mosconi, saludó a los diáconos y destacó que el ministerio del diaconado "es un verdadero don para toda Iglesia particular que, a su vez, recuerda a todo el pueblo de Dios y a cada cristiano en particular su dimensión 'servicial'" 

En ese sentido, señaló: "La iglesia está en el mundo para evangelizar, sirviendo a la humanidad de tantísimas maneras distintas en el amor. Cada cristiano, por su propia vocación bautismal, está llamado a trascender los límites egoístas de la autorreferencialidad para donarse en un servicio de caridad, cada uno según su lugar en la vida".

El obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, y su auxiliar, monseñor Marcelo Julián Margni, expresaron: “Es ocasión, en primer lugar, para dar gracias a Dios que nos ha llamado a su servicio en este Iglesia particular de Quilmes” y recordaron que, desde los inicios de la formación al diaconado, la diócesis “se enriqueció con la vida y el ministerio de muchos hombres consagrados a Dios y a su pueblo”. 

“Dios ama al que da con alegría”, recordaron los obispos. “La invitación a dar y a darnos en cada momento de la vida, nos abre a la inmensidad del amor de Dios que no se deja vencer en generosidad. Lo experimentamos tantas veces, y lo hemos constatado en personas que hemos encontrado en el andar de nuestro apostolado, no sólo diáconos y sacerdotes, sino hermanas y hermanos de nuestras comunidades”. 

“El Señor Resucitado sigue derramando su Espíritu y creando en su Iglesia esos servicios y fortaleciendo esas capacidades que, en lugar de esconderlos, los ofrecemos para el bien común”, aseguraron, rezando especialmente por los diáconos más frágiles y los que transitan la ancianidad o viven situaciones de enfermedad en sus familias.

Finalmente, felicitaron al Instituto Diaconal San Lorenzo Mártir, y agradecieron sus servicios a la diócesis. Asimismo, invitaron a rogar “al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”. » Texto completo del mensaje

El obispo auxiliar de San Isidro, monseñor Martín Fassi, envió una bendición y un saludo grande a los diáconos y los invitó a “tener la actitud de Jesús, que siempre fue proactivo en el servicio”.

“Jesús es un servidor que no espera que le pidan, sino que Él se adelanta y pregunta”, destacó el prelado. Antes de realizar un milagro, recordó, “le pregunta a la persona: ‘¿Qué puedo hacer por vos?’ Esa es una actitud proactiva en el servicio, porque se adelanta pero sin invadir. No espera a que la persona le ruegue, que le pida”.

En ese sentido, llamó a dar el primer paso, anticiparse a la necesidad del otro y preguntar: “¿Qué puedo hacer por vos?”. “Que esa actitud de Jesús sea la que ustedes repliquen y prolonguen hacia nuestros hermanos”, animó.

El obispo de Zárate-Campana, monseñor Pedro María Laxague, saludó especialmente a los diáconos permanentes “que son los que más comparten con nuestra familia diocesana su ministerio, recordándoles lo que les comentaba hace unos días del servicio de las tres mesas: el diácono fue instituido para la tercera mesa en especial, sin descuidar las otras dos. La mesa de la Eucaristía, la mesa de la Palabra y la mesa de los más necesitados, de los pobres”.

También saludó “a nuestros diáconos que serán sacerdotes pronto, y a todos los sacerdotes, porque al igual que el obispo, seguimos siendo diáconos, no hemos renunciado a eso que Dios nos regaló y que no nos lo va quitando, sino que se van sumando. Que nuestros ministerios sean siempre marcados por esa diaconía en la cual nos hemos iniciado todos”.+