Martes 11 de agosto de 2020

Mons. Canecín: "No hay hogar en Corrientes donde no esté presente la Virgen de Itatí"

  • 2 de julio, 2020
  • Goya (Corrientes) (AICA)
"La Virgen de Itatí está entronizada en cada uno de los corazones de los correntinos", aseguró el obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, al iniciar la novena en honor a la patrona de la diócesis.

El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramon Canecín, dirigió un mensaje a la feligresía en el inicio de la novena en honor a la Virgen de Itati, patrona de la diócesis de Goya, en el contexto del Año Mariano Nacional que “no tenemos que perderlo de vista”, dijo recordando el lema: “María, Madre del Pueblo, esperanza nuestra”.

Al comenzar, el obispo expresó: “¡Qué lindo que lo repitamos durante toda la vida y en particular durante esta novena el nombre sublime de María! Solo el nombre de Ella es suficiente para entrar en oración: María, Madre del Pueblo. Ella es Madre por obra y gracia del Espíritu Santo, concibió, engendró, alumbró y acunó al Dios hecho hombre en el pesebre de Belén”, mencionó el obispo.

Luego hizo referencia a que María, que es “madre del pueblo”, no es una categoría “solamente sociológica, es mucho más porque es una categoría teológica, que remite al Concilio Vaticano II”, explicó.

Los cristianos “desde el día del bautismo comenzamos a ser parte y miembros del único pueblo de Dios”, y citando al papa Francisco cuando “habla de Iglesia bautismal”, aseguró que “tenemos la gran dignidad de ser hijos, tenemos nuestros derechos y también nuestros deberes donde debe brotar la responsabilidad en la misión, evangelización y, en el sostenimiento de la obra evangelizadora”.

“María es esperanza nuestra”, porque “Ella supo estar de pie junto a la Cruz cuando todo hablaba de muerte, destrucción, tristeza, depresión y de desánimo. Es esperanza nuestra porque creía y esperaba la resurrección”, continuó monseñor Canecín. Y profundizó interrogándose: “¿Será por eso que el Resucitado, según la Biblia, no se le apareció a Ella?”. A lo que respondió: “Algunos dicen que fue a Ella que se le apareció primero y otros dicen que no hacía falta, porque María tenía la certeza de la fe”.

Antes de finalizar destacó la importancia de la unión en la región NEA para celebrar a la Madre de Itatí, porque “no hay un hogar donde no esté presente una imagen o una estampa, pequeña o grande, de la Virgen de Itatí, entronizada en las casas, porque primero fue entronizada en cada uno de los corazones de los correntinos”.

El obispo los animó a vivir este tiempo de manera “inédita a estos desafíos que la pandemia nos está dejando. Que la dificultad para vivir con presencia física la novena y la fiesta patronal no nos entristezca y se transforme en oportunidad que desafía nuestra creatividad, nuestra audacia y parresía para dar respuestas inéditas a los desafíos inéditos que la realidad nos está presentando”.

“Que no decaiga sino que se multiplique, crezca y llegue a todos a través de los medios de comunicación. Que vivamos una hermosa novena a nuestra Madre y patrona de Itatí, que llegue la bendición de Dios para cada uno, cada familia, a cada barrio, capilla y zona rural. A toda la geografía diocesana, desde aquí para todo el NEA”, concluyó monseñor Canecín.+