Miércoles 25 de noviembre de 2020

Mons. Cardelli llamó a la unidad en el 164º aniversario del Acuerdo de San Nicolás

  • 1 de junio, 2016
  • San Nicolás (Buenos Aires)
El obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Héctor Cardelli, destacó que la unidad es "buscar juntos el bien común de todos" y aseguró que éste es el ejemplo que "hemos legado de nuestros mayores", al presidir en la catedral local el tedeum por el 164º aniversario del Acuerdo de San Nicolás, que en 1852 en la ciudad de San Nicolás sería el prototipo y la antesala de la Constitución Nacional Argentina. "Este es un ejemplo que a nosotros nos toca muy de cerca, pero que en verdad es un testimonio vivo para toda la humanidad, porque cuando se establecen las divisiones se multiplican las dificultades y el disgregamiento es verdaderamente nefasto para el ser humano", advirtió.
El obispo de San Nicolás de los Arroyos, monseñor Héctor Cardelli, destacó que la unidad es "buscar juntos el bien común de todos" y aseguró que este es el ejemplo que "hemos legado y recibido de nuestros mayores", al presidir en la catedral local el tedeum por el 164º aniversario del Acuerdo de San Nicolás, que en 1852 en la ciudad de San Nicolás sería el prototipo y la antesala de la Constitución Nacional Argentina.

"Cuando cada uno decide, prescindiendo del otro, comienza una erosión que luego es muy difícil de restaurar. En cambio cuando nos sentamos a charlar a reflexionar, a pensar, a aportar las miradas las propuestas y llegar junto a un acuerdo porque es decir, estamos de acuerdo, estamos en armonía, estamos juntos, estamos unidos, estamos verdaderamente comprometidos, a llevar adelante esto que entre todos hemos conciliado", diferenció.

"Creo que éste ha sido el gran beneficio del acuerdo de San Nicolás y creo que es el gran beneficio del acuerdo en toda la humanidad. Este es un ejemplo que a nosotros nos toca muy de cerca, pero que en verdad es un testimonio vivo para toda la humanidad porque cuando se establecen las divisiones se multiplican las dificultades y el disgregamiento es verdaderamente nefasto para el ser humano", advirtió.

El prelado sostuvo que "el bien común necesita esto: ponernos de acuerdo, trabajar juntos unir esfuerzos, concordar miradas, llegar a propuestas que beneficien a todos y en el orden del bien de la persona que es lo que después se traduce en el bien de la sociedad, de todo un país".

Monseñor Cardelli dio gracias a Dios por aquel tedeum que se celebró "en aquella fecha, no en este templo pero posiblemente en este lugar" y le pidió a Dios y a la Virgen de Luján, que "es la madre y patrona de nuestra Patria", y a María del Rosario de San Nicolás, que los argentinos se "mantengan siempre unidos como hermanos, acordando, pensando y trabajando juntos para buscar el bien de todos".+
Texto completo