Sábado 26 de septiembre de 2020

Mons. Chávez: "Los desafíos de la Pastoral de Adicciones a la luz del Magisterio de Francisco"

  • 14 de agosto, 2020
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
El obispo de Concepción, Mons. José Melitón Chávez, participó del aula virtual Pastoral de Adicciones en la que disertó sobre su experiencia en esta área e hizo mención a los desafíos que atraviesa.

En el marco del Espacio de Animación y Encuentro del IV Congreso Mariano Nacional, el obispo de Concepción, monseñor José Melitón Chávez, participó del aula virtual Pastoral de Adicciones, en la que disertó sobre “Los desafíos de la Pastoral de Adicciones a la luz del Magisterio de Francisco”.

El obispo se basó en su experiencia y la de los sacerdotes en el trabajo pastoral y se refirió al consumo problemático de drogas y cómo este flagelo “nos atraviesa y nos aborda”. Mencionó que se trata de una realidad que abarca múltiples factores, no sólo el familiar, “por lo que debe interpelarnos como sociedad”. 

Monseñor Chávez destacó la creación de los Hogares de Cristo cuyo lema es “Recibir la vida como viene”, donde se genera un ámbito en el que los jóvenes se sienten contenidos. “No son lugares donde se les ofrece un tratamiento médico o terapéutico, pero sí son lugares donde asisten personas capaces de escuchar, acompañar, sin juzgar, y abrazar”, señaló.

A la luz del Evangelio, y con la guía del papa Francisco, recordó la parábola del buen samaritano, “que carga al caído y lo encarga” para su cuidado, “como sociedad debemos salir a buscar a quienes están caídos, están rotos, porque en ellos también está la Iglesia. Es el sector más vulnerable de nuestra Iglesia, que se convierte en presa fácil para propuestas rápidas y nefastas, cayendo en la esclavitud de las adicciones. La realidad nos debe abordar. De la misma forma que abordaban a Jesús cuando salía al encuentro de las personas, de la misma forma debemos salir al encuentro, dejarnos abordar y llamarnos al servicio”.

El obispo hizo hincapié en la misericordia “que debemos tener como cristianos para mirar de frente esta problemática, puesto que las drogas son una herida de la sociedad”, motivo por el cual debemos prevenir, y prevenir significa llegar antes que el mal. “Se previene escuchando, observando las situaciones, donarnos al otro, y brindar soluciones con un horizonte de vida que muchos niños, jóvenes y adultos la tienen perdida, y se inclinan por una felicidad momentánea, fugaz, sin proyectos a futuro”, destacó. 

“Como parte de la sociedad, no podemos caer en la injustica de calificar al drogadicto como un objeto, debemos verlo como un ser humano que necesita de nuestra comprensión y solidaridad, y para llegar a eso se debe amar, no se puede sanar lo que no se ama”, dijo al concluir monseñor Chávez.+