Domingo 25 de octubre de 2020

Mons. Colombo destaca la hermandad misionera con la diócesis de La Rioja

  • 14 de octubre, 2020
  • Mendoza (AICA)
"En Chepes, dos hermanas nuestras, en nombre de la pastoral misionera, están haciendo una experiencia de irradiación evangélica, celebrando la fe, con esa comunidad", recordó el arzobispo de Mendoza.

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa en la parroquia Virgen Peregrina, de Godoy Cruz, donde en el marco de la Jornada Mundial de las Misiones consideró que ésta es una oportunidad para recordar “que la Iglesia es misión, que la Iglesia existe para evangelizar”.

“La Iglesia llamada a ser testigo de Cristo entre los hombres, es entonces fermento de unidad del género humano y también testigo alegre del Evangelio de Cristo”, subrayó al comenzar.

En la homilía, el arzobispo mendocino señaló que en la encíclica Fratelli tutti, el papa Francisco habla de “un mundo difícil, distinto al que habíamos imaginado y soñado; un mundo donde los sueños se han hecho pedazos, donde las seguridades han caído, donde hay tantas dificultades y exclusiones...”

“Sin embargo, nos dice el papa Francisco, hay esperanza -destacó-, no en nosotros, sino en Aquel que nos invita a mirar la historia de otro modo: A ser, a sentirnos y a vivir como hermanos unos de otros”.

Tras reconocer que “muchas veces hacemos de la experiencia cristiana una experiencia amarga. Es verdad que no vivimos la fe como algo que nos alegra”, recordó que había un filósofo que decía que “creería en Cristo, si los cristianos tuviéramos cara de resucitados”.

“Muchas veces el agobio, las preocupaciones, pero como decimos ‘la mala onda’, nos juega una mala pasada y descuidamos lo que significa comunicar la alegría del Evangelio, la alegría de la fe”.

Monseñor Colombo señaló que los obispos son corresponsables, junto con el Papa, de la acción misionera de la Iglesia, por eso se pone el empeño por proponer la oración por las misiones o en desarrollar una pastoral misionera diocesana.

“En nuestro caso tenemos la alegría de compartir una experiencia misionera con la hermana diócesis de La Rioja, más precisamente en la ciudad de Chepes, dos hermanas nuestras están, en nombre de la pastoral misionera, haciendo una experiencia de irradiación evangélica, celebrando la fe, con esa comunidad hermana”, destacó.

“Para ellas, entonces, nuestro saludo; con ellas, nuestra oración, para que la Iglesia sea siempre misionera”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía