Lunes 17 de junio de 2024

Mons. García Cuerva: 'Tomar conciencia de que hay un viñador, que es Dios Padre'

  • 1 de mayo, 2024
  • Buenos Aires (AICA)
El arzobispo invitó a comprender que "hay una viña, que es Cristo, y nosotros somos como los sarmientos, que damos lugar también en las comunidades a los nuevos que se acercan".
Doná a AICA.org

Al reflexionar sobre las lecturas del domingo y los personajes de Saulo y Bernabé, el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Jorge García Cuerva, consideró que en las comunidades parroquiales puede pasar que algunos quieran utilizar lo que definió como “discipulómetro”, mediante el cual se anda midiendo cuánto de discípulo o cuánto de cristiano tiene el otro. 

“Así, andamos con el 'aparatito', viendo si es bautizado o si no es bautizado, si tiene o no el sacramento de la Confirmación, si tiene la misma cantidad de cursos de formación que tenemos nosotros, cuántos años tiene de parroquia o cuántos años tiene de catequista”, lamentó. 

El arzobispo porteño sugirió no quedarse con una foto de cada persona, al sugerir: “Tratemos de entender que mi vida y la vida de los demás es una película. Y entonces, en el desarrollo de la película, puedo llegar a entender distintos momentos de la vida”. 

“Por eso, poder mirar la vida de los hermanos como si fuese una película y no un momento congelado a través del cual lo juzgamos, lo criticamos, lo condenamos”, pidió.

Monseñor García Cuerva también se refirió a los cristianos con lengua “karateka”, con la que golpean a los otros con descalificativos, y recordó que el Papa Francisco también ha considerado eso como “el terrorismo de la lengua”.

“Cuántas veces en nuestras comunidades, cuántas veces en nuestros grupos sociales de amigos o familiares es la lengua la que termina dividiéndonos, es la lengua la que nos termina enemistando para siempre. Poderosa arma que tenemos entre los dientes. Por eso, creo que también así como podemos aprender a no medir cuánto de discípulo, cuánto de cristiano tiene el hermano, así como podemos aprender que tenemos que mirar la vida de los demás como si fuese una película y no una foto, y condenarlo por un momento instantáneo de su vida, hoy también la primera lectura nos enseña: cuidado con la lengua. Porque a veces, como decimos comúnmente, chusmeando nos destrozamos los unos a los otros y nos terminamos matando”, advirtió.

El primado argentino también reflexionó sobre la imagen de la vid y los sarmientos que plantea el Evangelio, y graficó: “El viñador es el Padre, Dios Padre es el viñador; creo que aquí también podemos tener claro que nosotros no somos los viñadores, sino que es a Él al que le corresponde la poda, es Él al que le corresponde ordenar la viña”.

Tras considerar que, “quizá, a veces el problema en las comunidades también es que nosotros nos ponemos en el lugar del viñador”, subrayó que “ese lugar es para Dios Padre, nosotros somos los sarmientos”. 

“Qué lindo que nosotros podamos también tomar conciencia de que hay un viñador, que es Dios Padre. Que hay una viña, que es Cristo, y que nosotros somos como sarmientos, como ese tallo que da lugar a lo nuevo, damos lugar también en las comunidades a los nuevos que se acerquen”, planteó. 

Monseñor García Cuerva señaló que también se recuerda en esa fecha del 28 de abril a los pueblos originarios, a los que “a veces no les hemos dado lugar en nuestra sociedad. A los que hemos dejado afuera. A los que también hemos discriminado como ha pasado en la comunidad de los Hechos de los Apóstoles con Saulo”. 

“Pidamos también al Señor por los pueblos indígenas y pidamos por todos nosotros. Para que, iluminados por las lecturas de hoy y revisando la vida de nuestras comunidades, podamos confiar en Dios, el único viñador, el que a pesar de nuestras fragilidades sigue consolidando a su Iglesia”, concluyó.+