Martes 16 de abril de 2024

Mons. Lozano: 'Herederos de un sueño'

  • 17 de septiembre, 2023
  • San Juan (AICA)
El arzobispo de San Juan aseguró que los sueños, como la UCCuyo, pueden no ser efímeros si "se nutren con esfuerzo y dedicación" y destacó que pueden convertirse en "una realidad tangible".
Doná a AICA.org

Monseñor Jorge Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo, reflexionó sobre los sueños tomando como punto de referencia los 70 años de la creación de la Universidad Católica de Cuyo, que “nació de un sueño personal que enseguida se hizo comunitario”. 

“Muy pronto el sueño se hizo proyecto a desplegar, creatividad a poner en marcha, decisiones a tomar ante encrucijadas. De este modo se logró abrazar a gran cantidad de personas brindando horizontes de sentido a sus vidas. Con corazón agradecido reconocemos su fecundidad en nuestra comunidad regional”, expresó en su carta semanal.

“Los sueños no son efímeros ni frágiles como un castillo de naipes que se derrumba al primer viento. No debemos confundirlos con la simple ilusión ingenua o naif”, pidió, y sostuvo: “El camino recorrido en estos 70 años nos muestra que los sueños, cuando se nutren con esfuerzo y dedicación, pueden convertirse en una realidad tangible”.

Tras considerar que “es necesario comprender la íntima vinculación que existe entre la búsqueda simultánea de la verdad, el bien y la belleza”, puntualizó: “La verdad y el bien sin la belleza se tornan poco atractivos, y dejan de mover el corazón. Nos sumergen en consideraciones tan asépticas como desapasionadas. No despiertan pasión que moviliza para construir un mundo nuevo, justo y solidario”.

El arzobispo explicó que “los sueños tampoco son simples aspiraciones personales. Pueden ser comunitarios, pertenecer a una época o a una sociedad” y recalcó: “La Universidad Católica de Cuyo, como nuestra sociedad, ha atravesado diversas coyunturas, no siempre favorables. Pero ha perseverado sin ocultar la luz en tiempos de oscuridad, brindando educación y valores que han ayudado a nuestra sociedad a crecer y prosperar”. 

“El Papa Francisco nos pide que ante las crisis ‘seamos capaces de reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social que no se quede en las palabras’. En cada aula, pasillo, o lugar de prácticas, la mirada está puesta en el mundo al que debemos servir y transformar”, recordó.

Monseñor Lozano aseguró que a lo largo de estos 70 años se han cosechado frutos abundantes y profundizó: “Frutos que contienen semillas para el futuro. Cada graduado, cada avance en la investigación y cada contribución a la sociedad son simientes que nos desafían”.

“Sigamos sembrando, cultivando y cosechando con confianza”, animó, y agradeció a quienes forman parte de este camino universitario.

“Nuestra institución no solo se ha dedicado a impartir conocimiento, sino que ha abrazado la misión de promover la dignidad y el bienestar de las personas y de la sociedad en su conjunto. Tenemos la responsabilidad de seguir promoviendo la justicia social, la igualdad y la solidaridad en nuestro entorno. Educar en el cuidado del planeta como casa común no es optativo, sino un deber para sobrevivir”, concluyó.+