Jueves 26 de noviembre de 2020

Mons. Lozano: "Iglesia en salida, también en la pandemia"

  • 25 de octubre, 2020
  • San Juan (AICA)
Mons. Lozano recordó que la tarea misionera no está sujeta a situaciones coyunturales, ni puede ponerse entre paréntesis, por lo que animó a usar las redes sociales para compartir la alegría de la fe.

“Cuando queremos expresar que una situación es pasajera decimos ‘siempre que llovió, paró’; y nos disponemos a postergar una actividad por unas horas o días. Cuando la dificultad permanece ya durante 7 meses, no podemos quedarnos en espera pasiva a ver si vienen ‘tiempos mejores’ (aunque ojalá que así sea)”, expresó el arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Eduardo Lozano, refiriéndose a las consecuencias de la pandemia.

En su carta semanal, el prelado afirmó que “la vocación no se pone entre paréntesis, no queda en suspenso ni tiene marcha atrás”, al recordar que  “el envío de Jesús a sus discípulos misioneros (nosotros) de ir por todo el mundo a dar testimonio de su amor es permanente, no está sujeto a situaciones coyunturales”.

“Estos son los ‘tiempos mejores’ para comunicar la Buena Noticia de Jesús, no hay que esperar otros. Llevamos meses sin poder encontrarnos con los amigos y los parientes cercanos o lejanos del modo habitual, y no por eso clausuramos la amistad o la familia”, aseguró. 

El arzobispo sanjuanino reconoció que en este tiempo de pandemia “todos nos hemos tenido que reinventar, también los misioneros”. 

“No se puede ir casa por casa y compartir un momento de encuentro y oración. Pero sí podemos acercarnos por medio de las redes sociales, y compartir de ese modo la alegría de la fe. De hecho se han multiplicado las iniciativas de comunidades para convocar a celebraciones o encuentros formativos. Es cierto que en muchos casos con más voluntarismo que creatividad. Pero es un muy buen intento para no quedar cruzados de brazos”, destacó.

Monseñor Lozano señaló que en este octubre que está terminando se ha dedicado de manera particular a rezar por las misiones, un camino eficaz de compromiso.

“Nuestra oración busca interceder para que los misioneros mantengan la pasión por el anuncio de la Buena Noticia. ¿Sabías que hay más de 200 religiosos y religiosas de la Argentina enviados a los países de los 5 continentes? Acompañemos esa entrega generosa”, pidió.

“Pero no descansemos diciendo ‘ya está, ellos cumplen por todos’. El fervor misionero debe ser una dimensión constitutiva de la fe de cada hombre y mujer que ha recibido el bautismo”, concluyó.+ 

» Texto completo de la reflexión