Martes 28 de mayo de 2024

Mons. Margni propone poner el acento en ser una Iglesia del Evangelio

  • 19 de enero, 2024
  • Avellaneda (Buenos Aires) (AICA)
Al convocar al Domingo de la Palabra de Dios, el obispo de Avellaneda-Lanús recordó que esa fue una de las propuestas para revitalizar y fortalecer la vida y la misión de las comunidades parroquiales
Doná a AICA.org

El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Maxi Margni, destacó que el próximo 21 de enero es el Domingo de la Palabra de Dios, instituido por el Papa Francisco en 2019 como jornada íntegramente dedicada "a la celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios".

En un mensaje a la comunidad diocesana, el prelado recordó que en las Orientaciones Pastorales propuso tres acentos que debían guiar en el propósito compartido de "revitalizar y fortalecer la vida y la misión de las comunidades parroquiales".

"El primer acento era precisamente éste: somos Iglesia del Evangelio", puntualizó y repitió lo que escribió entonces:

"Desde el inicio de su ministerio, invitándonos a una 'nueva etapa evangelizadora' marcada por la alegría del Evangelio, Francisco nos ha recordado que, como cada generación que nos ha precedido, también nosotros estamos llamados a 'volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio', en la que se nutre nuestra vida y de la que brota también la creatividad y el fervor de la misión. Esta prioridad del Evangelio vivido, celebrado y anunciado, ha de ser patente en todo lo que hacemos y en el modo en que lo hacemos. Es el criterio fundamental de nuestro discernimiento, y la vara con la que medimos la vitalidad de nuestra fe y de nuestras estructuras comunitarias. Porque la Iglesia, cada comunidad cristiana, no vive de sí misma, sino del Evangelio, ni vive para sí misma, sino para hacer presente el Evangelio en hoy de cada momento histórico. 'Evangelizar —escribía san Pablo VI— constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar'. Con esta convicción quisiéramos, entonces, entrar también nosotros, como comunidades, en una 'conversión pastoral y misionera' para una Iglesia en salida".

Monseñor Margni invitó a celebrar con este "espíritu" el Domingo de la Palabra de Dios.

"Ciertamente, a quienes vivimos en estas regiones del mundo, este Domingo nos encuentra un tanto dispersos en los meses del verano; seguramente podremos aprovechar mejor el mes de septiembre, todo dedicado a la Biblia, y especialmente el Domingo Bíblico Nacional, que este año será el 29 de septiembre", diferenció.

El obispo consideró que "lo importante será que el Domingo de la Palabra de Dios no pase desapercibido y que, a lo largo del año, hagamos el mayor esfuerzo por dar a la Palabra el lugar que en verdad está llamada a tener en nuestra vida personal y comunitaria", sostuvo.

"Que la Virgen María, mujer del corazón atento y el 'Sí' generoso a la Palabra de Dios, nos guíe y acompañe en este camino", concluyó.+