Miércoles 19 de junio de 2024

Mons. Mollaghan: 'El corazón de Jesús es un amor cercano, que nos llama a confiar en Él'

  • 11 de junio, 2024
  • Buenos Aires (AICA)
El arzobispo emérito de Rosario presidió la solemidad del Sagrado Corazón de Jesús en la parroquia Nuestra Señora de la Piedad, donde descansan los restos de la santa argentina Mama Antula.
Doná a AICA.org

El arzobispo emérito de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan, presidió la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús en la parroquia Nuestra Señora de la Piedad de la Ciudad de Buenos Aires. Concelebró el párroco del templo, presbítero Raúl Laurencena.

Ante una gran concurrencia de fieles, el prelado recordó en su homilía: "Celebramos la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, el corazón con el que Dios nos amó desde siempre. Y lo hacemos en esta parroquia, donde se veneran las reliquias de Mama Antula, sus restos, que durante su larga misión amó profundamente el mensaje del corazón de Jesús".

"Es el amor de Jesús, que vivimos a lo largo del misterio Pascual, que culminó con la venida del Espíritu Santo, y renovamos recientemente en la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, que hoy se manifiesta en su corazón. Porque el corazón es un símbolo, que nos habla de lo más interior, de lo más hondo y profundo del hombre y de Dios", continuó.

Monseñor Mollaghan recordó que la mansedumbre y la humildad "son el centro de la compasión del corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra, que perdona y nos ama". 

"Esta escuela nos enseña, en nuestra vida personal y social, a no vivir con un corazón egoísta, apegado a los rencores, sino a ser magnánimos de verdad, y perdonar a los demás", agregó. Además, señaló que el corazón de Jesús "es un amor cercano, que nos llama a confiar en Él".

Por otra parte, el arzobispo emérito de Rosario recordó a Mama Antula, quien "dejó su tierra, para seguir la llamada del Evangelio y llevó adelante la misión de caminar con su cruz y anunciar a Cristo, animada por su fe y por la caridad; siempre dispuesta a servir a Dios y a sus hermanos".

"Nuestra santa amaba al Corazón de Jesús, y también lo imitaba llena de compasión, de confianza y de la caridad de la que hablamos". "Una primera muestra de su devoción, quizás la más visible, es la hermosa imagen del corazón de Jesús, que preside su capilla en la Santa Casa de Ejercicios. Estuvo allí. como un testigo de su fe y de su humildad, y a la vez de sus grandes obras de fe y de caridad", manifestó.

"También -dijo-  se puede decir que su amor al Corazón de Cristo, aún sin nombrarlo explícitamente, se asoció a su vivencia de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, que ella además propagaba con entusiasmo".

"Ella conoció en su propia vida la caridad del corazón de Jesús, que retribuyó con confianza y generosidad, haciendo el bien, para llenar de amor los corazones, y acercarlos al Evangelio, y también para aliviar al que acudía a ella", subrayó.

Finalmente, pidió que "cada uno de nosotros, personalmente y en la familia, y en todos los ámbitos de la vida, particulatmente donde hay más necesidad, podamos decir con confianzar; 'Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío'".

Al final de la misa se realizó la procesión por el interior del templo en honor del Sagrado Corazón.+

" Texto completo de la homilía