Viernes 25 de septiembre de 2020

Mons. Torres Carbonell se despide y agradece a la comunidad lomense

  • 10 de agosto, 2020
  • Lomas de Zamora (Buenos Aires) (AICA)
"Llevo el corazón muy cargado y feliz", escribió en una carta a la diócesis de Lomas de Zamora, días antes de iniciar su ministerio episcopal en la vecina diócesis de Gregorio de Laferrere.

Monseñor Jorge Torres Carbonell escribió una carta de despedida a la comunidad diocesana de Lomas de Zamora, la que dejará próximamente para iniciar su ministerio episcopal en la diócesis de Gregorio de Laferrere.

El prelado, que el 15 de agosto tomará posesión de esta diócesis vecina a la que deja, hizo un recuento de algunos momentos vividos en estos cinco años junto a los fieles de la Vicaria de Esteban Echeverría–Ezeiza y lo que significó afrontar la nueva misión en la Vicaria de La Ribera, en cuarentena por la pandemia.

Monseñor Torres Carbonell agradeció al obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ, quien lo recibió y ordenó obispo, y también a “los curas con los que vivimos la confianza que nos ayudó a mirar la vida queriendo acompañarnos”.

“Mi vida ha sido y seguirá siendo un andar ‘acompañando los pasos del pueblo peregrino’, que lo llevo como lema y que brotó de mi camino previo a ser obispo, definiendo así mi lugar en la Iglesia, tratando de ser cercano para acompañar en los lugares en los que oportunamente hiciera falta, para algunos y en muchas ocasiones a los más ocultos y feliz que así haya sido porque quedó solamente la huella de Dios en lo vivido y compartido”, sostuvo.

“Gracias mis queridos amigos, voy a un lugar muy cercano de Lomas, no será necesario mostrar documentos para cruzar el limite. Y creo que lo bueno en esto es que hay tareas que son comunes y en este querido conurbano compartimos desafíos que nos necesitan a todos muy unidos y comprendiendo tantas realidades”, aseguró.

En este sentido, monseñor Torres Carbonell contó: “De hecho en este tiempo previo a mi partida en encuentros que ya tuve con la diócesis de Laferrere ‘vía Zoom’, como ya acuñamos todos, hay muchas actividades que están relacionadas, o sea el vecindario cuenta.

“Por eso, nos veremos asomados en la orilla del algún arroyo, en alguna visita de la Virgen o en algún servicio o urgencia de las barriadas”, anticipó.
“Los quiero y los recuerdo con ese amor de Padre que recibí y lo quiero hacer ofrenda en mi oración, en mi corazón y en los recuerdos que son sellos que Dios sabe cómo me han ayudado. ¡Gracias!”, concluyó.+

» Texto completo de la carta

NOTICIAS RELACIONADAS