Viernes 12 de abril de 2024

Monseñor Canecín: en Nochebuena, 'abrir las puertas del corazón'

  • 28 de diciembre, 2023
  • Goya (Corrientes) (AICA)
El obispo de Goya presidió las vísperas de la Navidad en un monasterio dominico y, como todos los años, visitó un hogar de ancianos. También el emérito, Mons. Faifer, celebró la misa de Nochebuena.
Doná a AICA.org

El obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, presidió el sábado 23 una misa en el monasterio de las monjas dominicas contemplativas de Lavalle, en vísperas de la celebración de la Navidad.

En su homilía, animó a tener las mismas actitudes que tuvieron la Virgen María y San José, y convocó a “abrir las puertas del corazón”.

Como todos los años, también compartió la celebración en el Hogar de Ancianos San José, de Goya, durante la que destacó la “actitud de apertura incondicional” de la Virgen María y la “actitud de obediencia” de San José.

“El Señor está ya a la puerta, pero espera puertas que se abran, como la de María y José. Esa puerta tenemos que ser nosotros, estamos llamados a ser puerta”, remarcó monseñor Canecín.

En su visita, transmitió un mensaje de esperanza para que, a pesar de las dificultades, reciban con alegría la llegada del Niño Jesús. “Qué lindo es que cada día podamos hacer nacer a Jesús, con nuestra manera de pensar, de sentir, de hablar y de actuar”, animó.

Luego de presidir la misa, el prelado compartió con los ancianos del Hogar la mesa navideña, bendijo a los abuelos enfermos y agradeció al personal por el servicio que cumplen diariamente.

Durante la tarde del domingo 24, el obispo acompañó a la comunidad parroquial San Pedro, en la localidad correntina de Perugorría, donde celebró la misa de Nochebuena. Allí visitó los hogares donde había personas enfermas -a quienes impartió el sacramento de la unción-, dialogó con los ancianos y recorrió el pueblo, expresando su cercanía.

Luego se trasladó a la Fazenda de la Esperanza, en Cecilio Echeverria (departamento de Lavalle), donde visitó a jóvenes en recuperación de su adicción a las drogas, para contribuir a que los residentes reciban con alegría la llegada del Niño Jesús.

"Navidad es Jesús", recordó el prelado, porque "sin Jesús no hay Navidad".

Por su parte, monseñor Ricardo Faifer, obispo emérito de Goya, presidió la misa de Nochebuena en la catedral Nuestra Señora del Rosario, ante un templo colmado de feligreses. Allí, colocó la imagen del Niño Jesús en el pesebre, la cual había sido presentada por una familia de la comunidad.

El prelado expresó sus deseos de “bien, de paz, de alegría y de esperanza… ¡Sobre todo de esperanza, en este difícil momento de nuestra Patria!”.

En la homilía, animó a “pedir a la Virgen y a san José que nos presten su mirada de pequeños, de confiados, para acercarnos en la fe a este Salvador Jesús”. Por eso, invitó a tomar en serio el Evangelio del Señor y el compromiso de vivir como hermanos, en una fraternidad que no sea solo de palabras.

“Conocer y creer en este amor inmenso de Dios con nosotros, nos serena, nos da seguridad y nos da esperanza”, enfatizó monseñor Faifer.+